Última hora
This content is not available in your region

Polonia y Hungría levantan su veto al plan de recuperación por la pandemia de la COVID-19

euronews_icons_loading
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán   -   Derechos de autor  John Thys/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Se desbloquea el tan esperado fondo de recuperación europeo, por el que a España le corresponden 140.000 millones de euros para hacer frente a las consecuencias de la Covid-19. Los líderes políticos han llegado a un acuerdo este jueves con Polonía e Hungría, que tenían vetado el plan de recuperación de la Unión Europea por su rechazo a vincular los fondos al Estado de Derecho.

Al conseguir levantar el veto de ambos países, Bruselas puede seguir adelante con su reparto de fondos, pero también con el presupuesto plurianual comunitario para el período fijado entre 2021-2027. En total, a partir del 1 de enero de 2021, se movilizarán 1,8 billones de euros billones para ayudar a construir una Europa más ecológica, más digital y más resiliente.

El Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aplaudía en twitter el logro y anunciaba que Europa ya puede ponerse manos a la obra para restaurar la economía comunitaria, tan dañada por la pandemia.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europa, Úrsula von der Leyen recordaba el paso adelante que da Europa con este paquete financiero histórico y felicitaba a Alemania por haber mediado en la negociación con Polonia e Hungría.

En el Parlamento Europeo también aplauden el acuerdo, incluso si de algún modo Hungría y Polonia han impuesto ciertas condiciones y el mecanismo ha de pasar primero por el Tribunal de Justicia de la UE. "El uso efectivo de las sanciones podría retrasarse hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya aprobado el texto jurídico. Por lo que, estamos ante un retraso, y no es beneficios, pero la herramienta como tal permanece sin cambios", explicaba el eurodiputado de los Verdes, Daniel Freund.

Con este compromiso, los socios europeos no podrán cortar los fondos a aquellos países, como Hungría o Polonia, expedientados por Bruselas por sus problemas con la independencia judicial, la libertad de prensa o el respeto a las minorías. Ahora, la última palabra la tiene el Tribunal de Justicia de la UE, que debe pronunciarse al respecto.

Mediación alemana

El ministro alemán para Europa, Michael Roth, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE, llevó a cabo conversaciones entre bastidores con Budapest y Varsovia para encontrar una solución.

"En lo que respecta a la presidencia alemana y los gobiernos de Polonia y Hungría, tenemos un esquema de tal acuerdo, ahora depende de Holanda aceptarlo", había declarado el eurodiputado Adam Bielan, del partido Ley y Justicia (PiS), el partido del Gobierno polaco.

Los Países Bajos, como el resto de países frugales - Dinamarca, Suecia y Austria - son también de los más férreos defensores de condicionar las ayudas al Estado de Derecho, aunque todos los países de la UE se han mostrado firmes en su rechazo a modificar este mecanismo como pedían Budapest y Varsovia.