Última hora
This content is not available in your region

El desafío del teletrabajo en España o poder cambiar de vida si uno quiere

euronews_icons_loading
Caramés en su nueva vida
Caramés en su nueva vida   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Antonio Linaje decidió cambiar radicalmente de vida. El pasado octubre este se mudó de Madrid a Villalba de Duero, en la provincia de Burgos.

Aprovechando las oportunidades de teletrabajo que ha traído la pandemia, este consultor político de 28 años ha regresado al pueblo de la llamada España vacía en el que pasaba los veranos cuando era niño. Se ha instalado en la casa que heredó de sus abuelos, donde compagina formas ancestrales de calefacción con la fibra óptica.

AFP
Calefacción ancestralAFP

"Tengo aquí a mi familia, tengo aqui a amigos, siempre había querido volver, sí que es cierto que no en estas circunstancias, también dejo mucha gente atrás en Madrid, mucha gente que quiero sigue allí, pero aquí pensé que iba a poder seguir trabajando normalmente gracias, eso sí, a algo que no hay en la mayor parte de los pueblos de Castilla y León que es fibra óptica".

Fibra óptica para todos

Efectivamente, no todos lo que han querido han podido hacer algo como Antonio. Un 25% de los españoles cuenta con una conexión a internet deficiente, según el sindicato UGT. El Gobierno ha prometido una conectividad adecuada para el cien por cien de la población para 2025.

Raquel Caramés es otra afortunada. Dejó la capital y ahora, con un nuevo trabajo, ha ganado paseos por la playa y calidad de vida Chiclana de la Frontera, Cádiz.

Más barato y con playa

"Es muchísimo mas barato vivir aquí, puedes acceder a una vivienda que te permita tener una zona verde, espacio, luz y está bien comunicado con tren y bien comunicado con las principales ciudades, pero sin tener el ruido", comenta Caramés. "Al final es la tranquilidad, yo hay veces que estoy aquí viendo la televisión por la noche y me da hasta cosa el silencio de la naturaleza".

AFP
Camarés en Chiclana de la FronteraAFP

Oportunidades que no habíamos visto antes

"Es una oportunidad para que una generación o parte de una generación tenga al menos la opción de empezar a generar estas conexiones económicas y sociales en un entorno rural con una población joven que se relacione en estos grupos poblacionales y pueda dar origen a nuevas dinámicas también podemos tener nuevas oportunidades que hasta ahora no hemos visto", asegura Gema Román, directora de comunicación de consumo de Atrevia.

Una opción, en definitiva, para llevar la vida que cada uno quiera.