Última hora
This content is not available in your region

El pueblo dividido de Taghavard, el perfecto y triste reflejo de la guerra de Nagorno Karabaj

euronews_icons_loading
El pueblo dividido de Taghavard, el perfecto y triste reflejo de la guerra de Nagorno Karabaj
Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

El pequeño pueblo de Taghavard se ha convertido en la perfecta muestra de lo que ha dado de sí la guerra en Nagorno Karabaj. Y es que una vez finalizado el conflicto Taghavard ha quedado dividido en dos mitades: una de ellas poblada por la comunidad armenia y la otra conquistada por los azerbaiyanos. Cerca de 400 personas se han visto desplazadas de sus hogares. Susana es una de ellas.

"Tuvimos que abandonar la casa", nos cuenta Susana. "Al despertarnos oímos disparos en el pueblo y no tuvimos tiempo de llevarnos nada. Nos fuimos con lo que llevábamos puesto. Cuando supimos del acuerdo de alto el fuego, volvimos a Stepanakert, y ahora tratamos de adaptarnos al hecho de que posiblemente nos tengamos que quedar aquí", reconoce Susana, desolada.

Lee: Nagorno Karabaj, el conflicto más indeseado de 2020.

Volver a empezar en Nagorno Karabaj.

Pero para aquellos que permanecen en Taghavard la vida tampoco es fácil, y el desconcierto y la tensión son el pan de cada día. La familia de Samvel fue la primera familia que regresó a la aldea tras el alto el fuego, y él nos cuenta cómo las cosas han cambiado para peor:

"Antes de esta guerra nos sentíamos un 98 por ciento seguros, pero ahora esa seguridad ha bajado al 30 por ciento", explica Samvel. "Yo no tengo miedo, he visto mucho en mi vida, pero mis hijos sí tienen miedo. No tenemos armas, la aldea ha quedado dividida en dos, y no sé si es posible vivir aquí".

Una sencilla frontera de 30 metros de ancho se encarga de separar la zona armenia de la azerí. En medio de ambas la bandera rusa, encargada de recordar la importancia de este país y sus fuerzas de paz, desplegadas por toda la línea de separación, en el mantenimiento de la misma.

Las tumbas de los armenios, situadas también al otro lado de la frontera, sirven de resumen sobre la situación en Nagorno Karabaj: la paz, aunque cierta, es incompleta.