Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus podría no ser el peor desafío que deba afrontar la UE

euronews_icons_loading
The Associated Press.
The Associated Press.   -   Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2020
Tamaño de texto Aa Aa

El año 2020 es el año del coronavirus. Hoy, es de sobra conocido el origen de una pandemia dramática. China informó a la OMS de un nuevo virus que se propagaba rápidamente en su territorio, el 31 de diciembre de 2019. Fue el primer paso en el camino hacia una una crisis sanitaria mundial que deparó una cooperación internacional sin precedentes. Pero esa cooperación pronto resultó deficiente, incluso entre los aliados más cercanos. Mientras Italia luchaba para contener una primera ola de coronavirus devastadora, los otros miembros de la UE tardaron en brindarle una ayuda apropiada y, a la postre, vital. Los países comunitarios cerraron sus fronteras y, algunos, compitieron por los escasos suministros de mascarillas y de otros equipamientos médicos. Un error que fue reconocido por Bruselas.

"Sí, es cierto que nadie estaba realmente preparado para esto. También es cierto que muchos no estaban allí presentes y no llegaron a tiempo cuando Italia necesitaba una mano amiga desde el principio de la pandemia. Y sí, por eso, es correcto que Europa, en su conjunto, ofrezca una sincera disculpa. Pero pedir perdón sólo cuenta para algo si cambia el comportamiento", declaraba Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Un cambio de comportamiento incluyó operaciones conjuntas de adquisición de equipamientos médicos y la reserva anticipada de futuras vacunas contra el coronavirus. La pandemia también impulsó a las naciones de la UE a acordar un paquete de rescate financiero, respaldado por un préstamo colectivo. Bruselas marca las líneas a seguir para tratar de superar la crisis actual. Pero la OMS cree que podría enfrentarse a desafíos aún mayores en el futuro.

"Este no es necesariamente el desafío más grande. Este virus es muy contagioso y mata a la gente. Ha privado a muchas personas de seres queridos pero su tasa de mortalidad actual es razonablemente baja en comparación con otras enfermedades emergentes. Esta es una llamada de atención. Si hay algo que debemos asimilar de esta pandemia con todo el drama y las pérdidas humanas es que tenemos que actuar juntos. Necesitamos prepararnos para algo que puede ser, incluso, más severo en el futuro", afirmaba Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS.

La Unión Europea asegura que ha aprendido la lección del coronavirus y que está mejor preparada para lo que pueda venir pero la respuesta de los ciudadanos comunitarios es vital. Su disposición a aceptar programas masivos de vacunación y nuevas medidas de confinamiento puede ser crucial para combatir futuras pandemias.