Última hora
This content is not available in your region

El Reino Unido acaba el año en plena debacle sanitaria

euronews_icons_loading
Personas con máscarilla caminan por Oxford Street, en Londres
Personas con máscarilla caminan por Oxford Street, en Londres   -   Derechos de autor  Kirsty Wigglesworth/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El Reino Unido acaba el año en plena debacle sanitaria, con más de 50.000 contagios de coronavirus por segundo día consecutivo, casi 1000 muertos y los hospitales ingleses desbordados debido al avance vertiginoso de la nueva variante de la COVID-19 en Londres y por toda Inglaterra.

"Hemos visto un aumento del 40% de los casos en Inglaterra en la última semana, casi un 15% más de pacientes hospitalizados -más que en el pico de la primera ola- y ayer, por desgracia, registramos casi mil muertes, por primera vez desde abril", resumió el primer ministro, Boris Johnson.

La prioridad absoluta del Gobierno británico es vacunar para frenar la pandemia. De ahí la aprobación acelerada este miércoles de una segunda vacuna contra la COVID-19, la de Oxford AstraZeneca.

Universidades y centros de secundaria no reabrirán hasta el 18 de enero. Las restricciones se extienden por Inglaterra y ya afectan a 20 millones de ciudadanos.

Alemania supera por primera vez los mil muertos en un día

Fin de año trágico también en Alemania, que, por primera vez, ha registrado más de mil muertos por COVID-19 en un solo día, así como cerca de 25.000 nuevos contagios, pese a que el país lleva casi dos meses con severas restricciones a la vida pública y la actividad económica.

"Las cifras de muertes e infecciones muestran que estamos mucho más lejos de la normalidad de lo que nos gustaría", dijo el ministro de Sanidad, Jens Spahn, antes de explicar que, probablemente, será imposible relajar las medidas a mediados de enero como estaba previsto.

Rusia reconoce más de 70.900 muertos por la COVID-19

Rusia sigue rectificando las cifras. Este jueves, las autoridades admitieron que el virus ya ha dejado más de 70.900 muertos. Todas las esperanzas están puestas en la Sputnik V, la vacuna propia. A los que se la pongan se les ofrecerá un controvertido pasaporte de vacunación.

No se recuerda un 31 de diciembre con tantas sombras y tan pocas luces. En Escocia, a falta de fiesta, se conforman con desear un mejor 2021 con mensajes luminosos en el cielo nocturno.