Última hora
This content is not available in your region

Más restricciones mientras la campaña de vacunación avanza lentamente en Europa

euronews_icons_loading
Los mayores son prioritarios en la primera fase de la vacunación
Los mayores son prioritarios en la primera fase de la vacunación   -   Derechos de autor  Alessandra Tarantino/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Con la vacuna de Oxford-AstraZeneca en los hospitales británicos, preparada para su administración, el Reino Unido notificaba más de 57.725 nuevos casos de coronavirus en 24 horas, el quinto récord consecutivo de personas infectadas en un sólo día.

Una situación que ha llevado a los sindicatos de los trabajadores de la enseñanza en Inglaterra, a pedir el aplazamiento de la reapertura de los colegios ante el temor a los contagios entre los profesionales del sector, tras las vacaciones de Navidad.

Lea | La nueva cepa del coronavirus causa estragos en el Reino Unido

El caso es que la vacunación avanza en Europa, aunque a un ritmo lento y desigual.

Los mayores y los sanitarios son la prioridad, en la primera fase de los planes anunciados, desde que empezaron a llegar las primeras dosis de la vacuna de Pfizer.

En Francia, la respuesta de los profesionales para ser inmunizados cuanto antes es altamente satisfactoria, aunque no hay tiempo que perder porque el número de pacientes ingresados en cuidados intensivos en los hospitales, muestra un ligero incremento tras días de descenso.

"Como ven, hemos recibido más de 100 llamadas de profesionales sanitarios que quieren vacunarse, hay un gran interés, ante el que es absolutamente necesario responder y responder muy rápidamente", ha explicado el jefe del departamento de inmunología del Hospital Cochin de París, Frédéric Batteux.

Las restricciones continúan. Un total de 15 departamentos franceses han ampliado el toque de queda vigente, que arranca a las 18.00 horas, para frenar los contagios que provocaron el sábado otros 157 muertos.

También Grecia, endurece las medidas manteniendo el confinamiento estricto que lleva dos meses en vigor, al menos hasta el próximo 10 de enero.

El objetivo del Gobierno griego es conseguir reducir la propagación a un ritmo que permita reabrir los colegios.