Última hora
This content is not available in your region

La nueva burocracia fronteriza de Reino Unido caldea los ánimos de los camioneros

euronews_icons_loading
La nueva burocracia fronteriza de Reino Unido caldea los ánimos de los camioneros
Derechos de autor  David Young/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Días de una interminable espera, ese es el escenario al que se enfrentan los camioneros para poder cruzar la frontera europea hacia Reino Unido desde que entró en vigor el Brexit. Obtener la documentación necesaria para el transporte de mercancía es confuso y engorroso.

"No es buena esta situación, para mí es demasiado papeleo, demasiada espera, todo el tiempo es espera. Esto no está bien", se quejaba Petar Loba, un camionero atrapado en el paso fronterizo.

Esta situación lleva a un agente de trasporte de carga a advertir que los camioneros pueden negarse a llevar mercancias a Reino Unido, lo que podría terminar en una escasez de alimentos en el país.

"Los conductores suelen ser pagados por kilómetro. Así que si están sentados, esperando allí como lo están haciendo ahora, entonces le dirán a sus jefes "no quiero ir más al Reino Unido, solo voy a llevar las cargas que me asignen dentro de Europa", y eso es lo que va a pasar", explicó John Shirley.

En algunos supermercados de Irlanda del Norte la escasez ya es una realidad.

"Las distribuidoras están tomando pedidos y luego nos llaman para decirnos que no pueden entregar esos productos hasta nuevo aviso", confirma Kieran Sloan, gerente de la tienda de alimentos 'Sawers'. Y agrrega que: para luchar contra la escasez, los minoristas tienen como única opción llenar sus mostradores con productos europeos.

Desde el 1 de enero, el comercio entre los países de la Unión Europea y el Reino Unido se trata como "importaciones-exportaciones" y, por lo tanto, está sujeto a varias nuevas reglamentaciones.

Las empresas deben cumplir con una serie de formalidades aduaneras antes de transportar sus mercancías y poder cruzar la frontera.

En previsión de estas nuevas limitaciones, muchas empresas habían intensificado el comercio con el Reino Unido antes del 31 de diciembre y el tráfico había disminuido considerablemente desde principios de año.

Más aún cuando Inglaterra puso en marcha un plan de contención para combatir el brote de COVID-19 que también redujo considerablemente el tráfico.

Editor de vídeo • Oscar Valero