Última hora
This content is not available in your region

Manaos, desbordada por la pandemia: sin oxígeno ni camas en los hospitales

euronews_icons_loading
Manaos, desbordada por la pandemia: sin oxígeno ni camas en los hospitales
Derechos de autor  Edmar Barros/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Cacerolada en varias ciudades de Brasil en protesta por la gestión de la pandemia del presidente Jair Bolsonaro. Sobre todo por lo que sucede en Manaos, capital del estado de Amazonas, en el norte del país, uno de los más golpeados por el coronavirus, donde no hay suficientes camas en los hospitales ni tampoco oxígeno para tratar a los pacientes.

Colas para conseguir una bombona

Los familiares de decenas de enfermos se ven obligados a esperar largas colas para hacerse con una bombona y llevarla al hospital.

Las autoridades decidieron transferir a algunos pacientes en estado crítico a centros sanitarios de otras localidades. Entre ellos, a sesenta bebés internados en unidades de cuidado neonatal. También han impuesto un toque de queda de once horas diarias.

Manaos es además el lugar de origen de una nueva variantes del virus, cuyo nivel de contagio está siendo estudiado por los especialistas.

Bolsonaro dice cumplir con su parte

Bolsonaro ha admitido el problema, pero sin la menor autocrítica.

"Siempre hacemos lo que debemos. El problema de Manaos es terrible, pero hemos cumplido con nuestra parte".

Este viernes, un avión militar llevó nueve bombonas a hospitales de la región, que se suman a las 400 transportadas en los últimos cinco días.

Uno de los tres países con más muertes

Los brasileños también protestan por el retraso en la llegada de dos millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca enviadas desde la India que debían llegar esta semana. Bolsonaro lo atribuye a un contratiempo logístico.

Brasil es uno de los tres países del mundo más afectados por la pandemia en números absolutos, con más de 208.000 muertes y casi 8 millones 400.000 contagios.