Última hora
This content is not available in your region

¿Es discriminatorio un pasaporte europeo de vacunación contra la Covid-19?

euronews_icons_loading
¿Es discriminatorio un pasaporte europeo de vacunación contra la Covid-19?
Derechos de autor  Michel Spingler/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Con el proceso de vacunación en marcha, los líderes europeos están volviendo a pensar en la vuelta a la normalidad. Y esto significa también restablecer la libre circulación en todo el continente. Para países dependientes del turismo como España, Grecia y Portugal, un certificado de vacunación en el que se muestre quién se ha inoculado contra la Covid-19 podría convertirse en la forma más rápida y segura de reactivar el turismo.

"El principal objetivo es que si la persona ya se ha vacunado, no necesitará pasar un test PCR ni hacer cuarentena. Así que es un método que nos gustaría incluso aplicar a personas que necesitan hacerse un test para entrar en otro país. Así puedes ir dividendo a los ciudadanos y acelerar el proceso para que puedan moverse con facilidad”, ha defendido la eurodiputada portuguesa Cláudia Monteiro de Aguiar, miembro de la Comisión de Transportes y Turismo.

La Comisión Europea ya está trabajando con los Estados miembros en estos supuestos pasaportes, pero el tema es delicado y preocupa que se puedan generar discriminaciones.

"Me gustaría subrayar que bajo ninguna circunstancia queremos crear ningún tipo de situación en la que las personas que no quieran vacunarse o las que no puedan serlo, por ejemplo por razones médicas, vean limitados sus derechos y libertades", ha afirmado Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión Europea.

Está claro que en una etapa tan temprana del proceso de vacunación, discriminar a los que se han vacunado de los que no, podría generar tensiones. Algunos países, como Francia, ya han mostrado un alto porcentaje de ciudadanos en contra de vacunarse, por lo que su Gobierno se opone a la idea de un pasaporte de estas características. Mientras tanto, otros se preguntan si realmente esta medida servirá de algo.

"A fin de cuentas, la vacuna es capaz de detener los síntomas, pero no de detener la transmisión, por lo que el fundamento del certificado no está muy claro… Y eso nos preocupa. Científicamente, es difícil justificar la necesidad de un certificado cuando en realidad la vacuna no evita que otras personas se infecten”, ha explicado Alberto Alemanno, Profesor de Derecho Europeo en la HEC Paris.

Los líderes europeos debatirán la iniciativa en la cumbre telemática de este jueves y esperan que para finales de mes se haya llegado a un acuerdo al respecto. Sin embargo, los expertos temen que ante tal división de opiniones y al ritmo tan lento en el que están vacunando algunos países, avanzar en el asunto sea poco probable.