This content is not available in your region

Primeras acciones de Joe Biden al frente de Estados Unidos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Primeras acciones de Joe Biden al frente de Estados Unidos
Derechos de autor  JIM WATSON/AFP

Pocas veces un presidente estadounidense ha tenido tantos desafíos sobre la mesa como los tiene Joe Biden al asumir el cargo. Su principal preocupación es la pandemia y sus consecuencias económicas. Para hacerles frente tiene preparadas una batería de medidas que pretenden hacer más eficaz la campaña de vacunaciones y reforzar medidas de seguridad sanitaria. Reta a los estadounidenses a llevar mascarilla durante los primeros 100 días de su mandato. Ha ordenado que sea obligatorio su uso en todos los edificios federales y que se respeten escrupulosamente las normas de distanciamiento social. También ha ordenado el regreso de Estados Unidos a la Organización Mundial de la salud (OMS), a la que Donald Trump dio un sonoro portazo. Por otro lado, inundará de liquidez la economía con el objetivo de reflotarla.

"Su primera prioridad será asegurarse de integrar en las políticas de Estados Unidos los esfuerzos para aliviar las consecuencias de la pandemia. Llevará al Congreso el paquete de 1,9 billones de dólares que propuso hace un par de días y acelerará la campaña de vacunación tanto como sea posible, potencialmente a través de la acción ejecutiva", explica la analista Cailin Birch, de Global Economist.

Biden quiere que EEUU vuelva a la primera línea del frente de la lucha contra el cambio climático y ha ordenado a su equipo el regreso inmediato del país al Acuerdo de París, que abandonó el anterior mandatario.

"EEUU volverá al Acuerdo de París y tratará de enviar una señal al mundo de que se tomará en serio el cambio climático, muy en serio. Durante los próximos cuatro años, será incorporado a todos los programas de inversión pública", añade Cailin Birch.

La Administración Biden borrará de un plumazo la política migratoria de la era Trump. Suspenderá el veto de entrada que impuso el anterior Ejecutivo a residentes de algunos países musulmanes y regularizará la situación de 11 millones de migrantes indocumentados en un plazo de ocho años. Se prevé un atajo para los "dreamers", jóvenes que crecieron en Estados Unidos tras llegar ilegalmente siendo niños.