Última hora
This content is not available in your region

¿Cuáles son los motivos reales de la crisis migratoria en Bosnia?

Access to the comments Comentarios
Por Lillo Montalto Monella  & Paola Lucchesi (Bihac, Bosnia)
A migrant prepares food in a makeshift camp in a forest outside Velika Kladusa, Bosnia
A migrant prepares food in a makeshift camp in a forest outside Velika Kladusa, Bosnia   -   Derechos de autor  Kemal Softic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

A primera vista, las imágenes antes de Navidad de personas congeladas en tiendas de campaña improvisadas y cubiertas de nieve cerca de la frontera entre Bosnia y Croacia eran, para muchos, otra historia demasiado familiar de la desdicha de los migrantes que llegan a la UE. Pero si se profundiza un poco más, aparece una historia mucho más compleja.

Una historia que pone de manifiesto el carácter disfuncional de la Bosnia-Herzegovina de posguerra y permite comprender hasta qué punto tanto la Unión Europea como las autoridades locales quieren mantener a los inmigrantes lejos de sus puertas.

En los últimos dos años, Bosnia se ha convertido en un punto de paso para los inmigrantes que llegan a la UE. Se calcula que unos 70.000 han llegado al país desde enero de 2018, y solo una pequeña parte ha solicitado asilo.

La mayoría intenta entrar en la UE a través de Croacia. Pero el cierre de las fronteras a causa del COVID-19 y las supuestas devoluciones ilegales hacen que muchos acaben abandonados en el norte de Bosnia. Hay unos 3.000 inmigrantes en campamentos o refugios en la región noroccidental de Una Sana, donde han empezado los problemas.

En vísperas de Navidad, la atención se centró en el campamento de Lipa, donde viven menos de 1.000 inmigrantes. Se abrió el pasado mes de abril, pero la UE y las autoridades locales discreparon sobre su duración.

Bruselas lo veía como una solución temporal y fuera de la ciudad en medio de la pandemia del COVID-19. Los locales, deseosos de alejar a los inmigrantes del centro de sus ciudades, lo veían como una solución permanente. Pero, ante la proximidad de un duro invierno balcánico, Lipa no había sido conectada ni al agua potable ni a la red eléctrica.

El 23 de diciembre, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se retiró de la gestión del centro en señal de protesta, culpando a las autoridades locales.

Sin ningún lugar al que ir, los migrantes tuvieron que encender hogueras durante días para protegerse del frío. Otros vivían en refugios improvisados en el bosque o en casas abandonadas.

Cuando se le preguntó quién era el responsable de la situación de los inmigrantes, el embajador de la UE en el país, Johann Sattler, dijo que se trataba de "una crisis humanitaria artificial".Pero, si es un problema creado por el hombre, ¿qué lo originó?

Kemal Softic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Migrantes comen en un campamento improvisado en un bosque a las afueras de Velika Kladusa, BosniaKemal Softic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Sarajevo contra Bihać, lo nacional contra lo local

Durante años, las autoridades locales de Bihać, Una Sana, se enfrentaron a Sarajevo en su intento de mantener los refugios para inmigrantes lejos de los centros urbanos.

Bihać prefería el campamento rural de Lipa, mientras que las autoridades nacionales habían impulsado recientemente la reapertura de un antiguo centro de migrantes en el centro de la ciudad.

Conocido como Bira, se trataba de una antigua fábrica de frigoríficos que quebró en 2015. Se convirtió en un refugio para migrantes en 2018 y costaba a la UE 25.000 euros al mes en concepto de alquiler, según la OIM.

Se cerró en septiembre del año pasado por motivos de salud pública, y para entonces, los migrantes ya habían empezado a vivir en el centro de Lipa, gestionado por la OIM.

La población local se ha opuesto a la preferencia de Sarajevo y Bruselas de reabrir Bira, protestando regularmente ante sus puertas.

"No tenemos nada en contra de estas personas, solo queremos que nos devuelvan la paz", dijo Adnan Habibija, antiguo miembro del consejo municipal de Bihać, durante una manifestación.

"Durante tres años, hemos mostrado humanidad y seguiremos haciéndolo, está bien ayudarles a tener un techo y comida. Pero no está bien no dejarlos libres para que deambulen sin documentos en todo momento, irrumpan en las casas de nuestra gente, roben, dañen o agredan a los ciudadanos en las calles", afirmaba.

El Ministerio del Interior de la región aseguró que, tras el cierre de Bira, el índice de criminalidad había descendido.

Bosnia contra la UE

Mientras los locales decían basta, Sarajevo recibía presiones de Bruselas para hacer desaparecer el problema, según Refik Hodzic, periodista y analista.

La UE ha proporcionado a Bosnia -que solicitó su ingreso en el bloque en 2016- 89 millones de euros para gestionar la situación, explicó a Euronews la portavoz de la Comisión Europea, Ana Pisonero.

Casi todo este dinero no va directamente a las instituciones bosnias. En cambio, se canaliza a través de la OIM, que ha recibido casi 77 millones de euros desde junio de 2018.

Una gran parte se destina a preparar al país para la adhesión a la UE y se destina a cosas como la creación de instituciones y la cooperación transfronteriza con otros países del bloque, pero, como dice Pisonero, se está utilizando para "hacer frente a las necesidades esenciales de los refugiados y los migrantes" y para cubrir el coste de varios centros de acogida.

"Por desgracia, Bosnia depende completamente de la UE para su estabilidad política y económica, y mira a la UE como la luz al final del túnel", dijo Hodzic.

"Ningún político de Sarajevo se atrevería a decir a la UE: 'Mirad, tenéis que abordar este problema no sólo equipando un campamento con tiendas de campaña, sino de forma más amplia, abordemos esto juntos'".

Una de las posibles soluciones al problema sería que la UE interviniera y redistribuyera a los inmigrantes con solicitudes legítimas de asilo a otros países del bloque.

Pero Peter Van der Auweraert, representante de la OIM en Bosnia, afirmó que esto provocaría la llegada de más y más migrantes al país. "Sería el único país desde el que se reubica a la gente", dijo a Euronews. "Eso se convierte en un factor de atracción", concluyó.

Ante la aparente falta de respuestas a largo plazo, Josep Borrell, responsable de Asuntos Exteriores de la UE, recordó recientemente a Bosnia las sumas que el bloque ya había puesto sobre la mesa, entre ellas 3,5 millones de euros para equipar el centro de inmigrantes de Bira. Señaló que, a pesar del dinero, el centro había quedado "sin utilizar".

"La UE tiene una actitud muy arrogante y colonial", afirmó Hodzic. "Borrell dice básicamente: 'Os hemos dado millones de euros, este problema tiene que resolverse ahora'. Cuando, en realidad, Bosnia lo está sufriendo por la actitud de la UE de militarizar las fronteras y hacer retroceder a los inmigrantes. La UE juega con el débil estado de Bosnia, dándole órdenes".

Algunos, incluida Bruselas, creen que las autoridades locales no tienen la voluntad política de dar incluso los pasos más pequeños, como proporcionar energía a un centro de recepción de migrantes.

"Tenemos un centro llamado Borici, en Bihać, que necesitaba electricidad", dijo Van der Auweraert. "Pagamos por adelantado a la compañía eléctrica, pero tardamos un año en conseguir 30 metros de cable eléctrico. Así que hay una reticencia por parte de los donantes internacionales a inyectar dinero en algo que puede no suceder o que puede llevar una enorme cantidad de tiempo."

Peter Stano, portavoz de asuntos exteriores de la UE, advirtió que habría consecuencias para las ambiciones de adhesión de Bosnia si no cumplía las exigencias de Bruselas y sus obligaciones internacionales para resolver la crisis de Lipa.

Bosnia contra la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)

La OIM también ha sido objeto de críticas. Frustrada por el fracaso en la adecuación del campamento de migrantes de Lipa para el invierno, había amenazado con retirarse de su gestión.

El día en que la OIM se disponía a abandonar, el 23 de diciembre, el campamento fue incendiado. Se está llevando a cabo una investigación sobre el incendio.

"Por varias razones, sobre todo políticas, nunca se conectó al suministro principal de agua o electricidad, y nunca se acondicionó para el invierno", escribió la OIM el día del incendio. "Y ahora, con este incendio, nunca lo estará".

El alcalde de Bihać, Šuhret Fazlić, tiene una versión diferente de los hechos. Se lamenta de que desde junio de 2020 nadie -ni del Gobierno central ni de la OIM- se haya puesto en contacto con Lipa.

"Hemos gastado, junto con el gobierno cantonal de Una Sana, unos 250.000 euros para preparar el sitio de Lipa", dijo. "La UE y USAID gastaron más de un millón de euros adicionales. No tiene sentido que la OIM haya cerrado Lipa".

Hodzic dijo que la actitud de la OIM era "completamente alucinante". "La OIM abandonó el campamento por la apuesta que quieren hacer con Bihać y presionarles para que utilicen las instalaciones del centro de la ciudad [Bira]", dijo. "¿Cómo se abandona a la gente en pleno invierno?

"Me parece ofensiva la idea de que abandonamos a la gente allí. Por supuesto, teníamos un plan B", dijo Van der Auweraert. "Aumentamos nuestra ayuda humanitaria para las personas que duermen a la intemperie, con temperaturas que llegan a los -25ºC. Llevamos meses advirtiendo y rogando a las autoridades, pero en última instancia sólo podemos aplicar lo que las autoridades deciden".

Kemal Softic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Un migrante camina junto a un campamento improvisado en un bosque a las afueras de Velika Kladusa, BosniaKemal Softic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Los cantones bosnios se enfrentan entre sí

La guerra de 1992-95 en Bosnia supuso la lucha de tres facciones étnicas principales por el control tras la desintegración de Yugoslavia.

En el acuerdo que puso fin a las hostilidades, las facciones étnicas de Bosnia -bosnios musulmanes, croatas católicos y serbios cristianos ortodoxos- acordaron dividir el país.

Aunque la paz se ha mantenido, el legado ha sido un sistema político disfuncional que refleja las persistentes divisiones étnicas. En lugar de tener un presidente, por ejemplo, el cargo es compartido por un candidato de cada facción étnica.

En cuanto a la situación de los emigrantes, croatas y serbios se niegan a acogerlos en los territorios donde son mayoría étnica.

Por tanto, la acogida de los migrantes ha recaído en los bosnios musulmanes, que constituyen la mayoría de la población de la región de Una Sana, donde se encuentran Bihać y el cercano campo de migrantes de Lipa.

Cada uno de los 10 cantones de Bosnia tiene la facultad de tomar sus propias decisiones sobre los migrantes, lo que impide cualquier intento de reubicarlos en otro lugar del país.

Un ejemplo de ello se produjo poco después de que un incendio destruyera la mayor parte del campamento de Lipa, el 23 de diciembre. Se intentó trasladar a los migrantes en autobús a la ciudad de Bradina, a 320 km de distancia. Pero las autoridades locales se negaron, dejando a los migrantes esperando en los autobuses durante más de 24 horas.

El político nacionalista Milorad Dodik -uno de los actuales presidentes de Bosnia y Herzegovina, junto con el croata de Bosnia, Željko Komšić, y el bosnio Šefik Džaferović- prometió en varias ocasiones no tener nunca centros de acogida de inmigrantes en el territorio gobernado por los serbios de Bosnia, la República Srpska.

"Con su actual estructura constitucional, Bosnia no tiene capacidad para hacer frente a crisis como ésta, que requieren la centralización de la toma de decisiones", dijo Hodzic. "Los políticos serbios y croatas pueden imponer bloqueos, y han estado enmarcando esto como una invasión musulmana, un lenguaje utilizado en otras partes de Europa".

Desde al menos 2018, cuando la afluencia de migrantes comenzó a crecer, "la ciudad de Bihać se ha quedado para lidiar con ella con sus propios recursos", añadió.

"Queremos ir a Alemania"

Tras los intentos fallidos de trasladarlos a otro lugar, 980 migrantes siguen en Lipa. Pero las condiciones han mejorado en las últimas semanas con la instalación de tiendas de campaña con calefacción por parte del ejército. Ahora hay electricidad en el lugar, pero las tuberías de agua temporales instaladas todavía se congelan por la noche.

Como subraya la OIM, los migrantes están en tránsito y no quieren quedarse en Bosnia. En 2019, menos del 3% de ellos eligieron o consiguieron registrarse como solicitantes de asilo.

También se han suspendido los registros de solicitudes debido al COVID-19. Incluso si se siguieran tomando, hay serios obstáculos para acceder al asilo, según la Comisión Europea, por problemas de capacidad.

Por ello, aunque la UE pide a Bosnia que redoble sus esfuerzos en relación con los inmigrantes, jurídicamente el país no tendría obligaciones con la mayoría de ellos, más allá de las expresadas en los tratados y convenios internacionales que garantizan el respeto de los derechos humanos y la dignidad.

Los campamentos como el de Lipa "no están ahí para resolver la situación de la migración irregular, están ahí para asegurarse de que los migrantes reciben un trato humano y para que la presión sobre la población local sea la menor posible", dijo Van der Auweraert.

La mayoría de los migrantes de la región simplemente esperan otra oportunidad para intentar cruzar la frontera con Croacia.

En una gélida mañana de enero, Euronews se encuentra con una joven madre que empuja a su bebé por la carretera que lleva a la frontera de la UE. Acababa de empezar a nevar.

La mujer, con su marido y su hijo mayor, cuenta que el día anterior la policía les hizo retroceder desde la frontera y tuvieron que caminar 15 km hasta su refugio.

"Nos llevaron [inicialmente] a los campamentos de la OIM en la ciudad, sí, pero no queremos quedarnos en los campamentos. Queremos ir a Alemania".

Cada día de la semana, a las 19:00 CET, Uncovering Europe le trae una historia europea que va más allá de los titulares. Descargue la aplicación de Euronews para recibir una alerta de esta y otras noticias de última hora. Está disponible en dispositivos Apple y Android.