Última hora
This content is not available in your region

Tests demasiado rápidos en Berlín

euronews_icons_loading
Tests demasiado rápidos en Berlín
Derechos de autor  I test Covid
Tamaño de texto Aa Aa

Los negocios marchan en Berlín, al menos en lo que se refiere a los centros privados de test rápidos. Una búsqueda en internet demuestra que es posible hacerse una de estas pruebas en la mayoría de los rincones de la capital alemana, desde locales dedicados al sexo a iglesias pasando por galerías de arte o lagos.

Con los tests de antígenos, que cuestan entre 25 y 80 euros, el resultado solo tarda en conocerse entre 15 y 30 minutos y tienen una fiabilidad de 97%.

Pero no solo se trata de dinero. Benjamin Förckensperger, que obtuvo réditos de los deportes electrónicos, abrió un centro de tests después de que su familia se contagiara de covid-19, pero tuvo dificultades para encontrar estas pruebas. Las consiguió con la ayuda de un médico.

Ahora le preocupa que algunos centros estén ahorrando costes. "Cuando haces las cosas bien, sigues las reglas y te ajustas a las leyes, hay un coste económico. Pero cuando la gente no hace las cosas bien y no se asegura de que todo está bien, entonces es posible que se gane mucho dinero".

Sin trabas burocráticas

En este momento, no se puede supervisar cuántos centros privados de tests rápidos hay en Berlín. A ojos del Estado, la actividad de estos negocios está dentro del ejercicio de la "libre empresa" lo que deja mercado de las pruebas privadas accesible para cualquiera.

El enfermero Dirk Heckert, descubrió con sorpresa la poca burocracia que era necesaria al abrir su propio centro. "En comparación, si quieres abrir, digamos, un puesto de salchichas en Alemania, son necesarios meses y meses de gestiones. Sin embargo, para un centro de tests rápidos, el proceso fue muy ágil. Ahí es donde están las manzanas podridas, no tienen que registrarse. Sólo abren, consiguen algo de publicidad, y listo. Optamos por la ruta transparente. Así que enviamos un concepto de higiene al senado de Berlín y presentamos un registro de publicidad'.

Preocupación entre los profesionales

Ahora, en una carta abierta, los funcionarios locales de salud pública han pedido una vigilancia más estricta, debido al temor de que no todos los que deberían estar en cuarentena estén siguiendo los protocolos: "El problema es que tenemos unos pocos centros de tests rápidos que no envían los resultados de las pruebas, especialmente los positivos, a las autoridades sanitarias locales, sino que los transmiten directamente a los clientes", explica el doctor Nicolai Savaskan, uno de los responsables de Salud Pública en la capital alemana.

Los laboratorios en Alemania están sobrecargados y hacer un test con un médico de cabecera significa más tiempo de espera. Pero, a pesar de la falta de controles adecuados en los centros privados, muchos anteponen la comodidad a la precaución.