Última hora
This content is not available in your region

No hay gripe en Europa este invierno, ¿por qué?

Varios sanitarios se preparan para rotar a un paciente de COVID en el Hospital del Mar, en Barcelona
Varios sanitarios se preparan para rotar a un paciente de COVID en el Hospital del Mar, en Barcelona   -   Derechos de autor  Felipe Dana/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

No hay gripe este invierno. Ni en Europa, ni en EE.UU. Los médicos no han registrado prácticamente casos en comparación con los años anteriores en una fecha en la que suelen darse picos de esta enfermedad.

Y aunque el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés) advierte de que “debido a la pandemia de COVID-19, los datos presentados sobre la gripe deberán interpretarse con precaución”, lo cierto es que “es inusual que en esta temporada haya una actividad de gripe tan baja”. El Centro detectó solo 415 casos desde diciembre de 2020, nada que ver con los más de 18.000 que se registraron desde diciembre de 2018 hasta la primera semana de 2019.

Esta constante se ha repetido en casi todas las partes del mundo. En Cataluña, por ejemplo, solo se ha visto un caso de gripe en la segunda semana de enero, en la temporada 2019-2020 se registraron más de 100. Una situación que se puede ver en otros lugares, como en California, donde los datos son casi idénticos a los de la región Española. El Centro de Control de Enfermedades de EEUU asegura que en la primera semana de enero, el 1,2% de los cuadros de los pacientes tenía relación con la influenza, nada que ver con el más del 6% de la misma etapa del año anterior.

Los médicos y especialistas coinciden en que la razón fundamental de esta disminución es la aplicación de medidas contra la COVID-19, que afecta también a otras enfermedades respiratorias como la gripe. El epidemiólogo Joan Caylà, de la Sociedad Española de Epidemiología, achaca esta reducción de casos a tres factores fundamentales.

Medidas sanitarias

“Pensamos que lo que ha sido definitivo es el uso de mascarillas”, es algo, explica el experto, a lo que en Europa no estamos acostumbrados, sin embargo “en países asiáticos sí las veíamos y son de mucha utilidad para evitar la COVID y la gripe”, cuenta Caylà que asegura que es una medida que ha venido para quedarse, y con la que tendremos que convivir un tiempo. Pero las mascarillas venían acompañadas de otras medidas, a las que nos hemos acostumbrado en 2020, que también han sido de ayuda contra la gripe. “En general la gente ha respetando la distancia, y eso ha ayudado [...] también el lavado de manos frecuente”.

Vacunación

Además de las medidas sanitarias, en las que coinciden todos los expertos, en España también ha habido más razones por las que la gripe ha disminuido considerablemente. “Otro tema ha sido la vacuna, que ante la presencia de la covid se potenció mucho, este año ha habido una campaña más potente que nunca”, afirma el epidemiólogo. Durante 2020, el Gobierno inició una campaña con la que esperaba vacunar al 75% de la población española de más de 65 años y los profesionales sanitarios para evitar una enfermedad que en la temporada 2019-2020 causó cerca de 3900 muertes en España. En Europa, entre 15.000 y 70.000 personas mueren al año a causa de la gripe, según el ECDC.

SARS-Cov 2

La tercera y última razón que apuntala el descenso de gripe es la predominancia de unos virus frente a otros. “Ahora”, explica Caylà, “estamos viendo que la variante inglesa es predominante”, de la misma manera, cuenta el epidemiólogo, el virus del SARS-Cov 2 predomina frente a la gripe y se impone. Sin embargo, la disminución de la influenza puede facilitar el diagnóstico, el doctor explica que con un cuadro de gripe, y con esta enfermedad en mínimos, lo más probable es que el paciente tenga COVID-19.