Última hora
This content is not available in your region

La UE quiere que la opinión de los ancianos también cuente

euronews_icons_loading
Elderly residents gather in a common area at The Vilanova Care Home in Corbas, France.
Elderly residents gather in a common area at The Vilanova Care Home in Corbas, France.   -   Derechos de autor  JEFF PACHOUD/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia se ha convertido en una pesadilla para las personas más mayores de toda Europa. A los ancianos se les dice que se queden en casa, se les aísla de sus seres queridos y no se les pregunta sobre decisiones que impactarán directamente en su vida.

Con este contexto en mente, y teniendo en cuenta que la población europea está cada vez más envejecida, Bruselas ha hecho un llamamiento para que nuestros abuelos empiecen a convertirse en actores directos de las políticas que giran en torno a ellos.

“Si miramos las estadísticas de Eurostat de los últimos 50 años, vivimos 10 años más, así que tenemos que pensar en el mercado laboral, en nuestra productividad, y tenemos que desarrollar nuevas tecnologías, que hagan frente a este envejecimiento, porque tenemos que seguir ocupando el mercado de trabajo”, declara la Comisaria Europa de democracia y demografía, Dubravka Šuica.

Para las ONG, el envejecimiento demográfico ha sido un tema casi tabú durante años por parte de los responsables políticos. La pandemia, sin embargo, lo ha colocado en el centro del debate.

“Nuestra principal expectativa es que podamos ver todo el potencial de esta consulta que empieza ahora, asegurándonos de que llega a las personas mayores que están en sus casas y con las que se debe dar un verdadero debate”, defiende Julia Wadoux, de la Plataforma Age.

A diferencia del ficticio Benjamin Button, nadie es cada vez más joven- Países como España e Italia se sitúan a la cabeza de la esperanza de vida, pero no disponen de los sistemas sociales necesarios para proteger a la población más mayor, por lo que el debate es cada vez más pertinente.