Última hora
This content is not available in your region

El avance de la industria del automóvil hacia un futuro eléctrico

euronews_icons_loading
Euronews
Euronews   -   Derechos de autor  ©
Tamaño de texto Aa Aa

El futuro del mundo del motor es eléctrico. Pero, ¿cuánto tardaremos en llegar a él? El Reino Unido marca el ritmo a seguir: en 2030 no se venderán coches nuevos de gasolina o diésel.

"El peligro consiste en que lo que se ha establecido en el Reino Unido es una fecha: 2030. Pero no se ha diseñado una 'hoja de ruta' para ello", declara David Bailey, profesor de Estrategia Industrial en la Universidad de Birmingham.

Los fabricantes de automóviles saben que la gasolina y el diésel están en vías de extinción, pero la premura que impone el Reino Unido supone un reto único para los fabricantes nacionales.

"Realmente, este es el mayor cambio en la industria del automóvil en los últimos cien años. En este momento, en el Reino Unido, uno de cada diez coches vendidos es eléctrico. Tenemos que pasar de uno de cada 10 a 10 de cada 10", añade Bailey.

Los ciclos de producción de los coches se sitúan en un período de tiempo de seis o siete años. Así, un modelo se produce durante unos siete años. Aunque 2030 parece estar, todavía, muy lejos, gran parte de los fabricantes de automóviles tienen que reorientar su investigación y el desarrollo hacia los coches eléctricos.

El ambicioso proyecto podría tener consecuencias imprevistas. El gigante automovilístico europeo Stellantis lo ha calificado de "brutal" y ha advertido de que podría acabar con el cierre de la fábrica que tiene en el centro de Inglaterra, donde se fabrican los modelos Astra de Opel y Vauxhall.

"Los fabricantes de automóviles prevén tener 325 nuevos modelos de vehículos eléctricos en el mercado para 2025. Eso es, cinco años antes de la fecha límite. Así que, las empresas que afirman que no es posible son las que quieren más tiempo para alcanzar a sus competidores", declara Greg Archer, director de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E), en el Reino Unido.

"Hasta hace poco, el Reino Unido era la nación que más coches eléctricos fabricaba en Europa. Pero con el reciente aumento de la demanda, que coincide con la incertidumbre del Brexit, esto ha cambiado. La Europa continental lidera el desarrollo de otra parte crucial de la cadena de suministro del vehículo eléctrico: las nuevas fábricas para construir baterías", señala el corresponsal de Euronews, Tadhg Enright.

"La fabricación de baterías y la fabricación real del coche irán muy unidas. Las baterías son bastante pesadas para transportarlas por todo el mundo. Se construyen nuevas plantas en Europa del Este y en Escandinavia, mientras que el Reino Unido solamente cuenta con una planta, cerca de Sunderland. Vamos por detrás en esta carrera pero aún hay mucho tiempo para recuperar el terreno perdido", declara Stephen Gifford, economista jefe de la Institución Faraday.

El Brexit, además, complica el asunto. Para que los coches fabricados en el Reino Unido se vendan sin aranceles en la UE, en 2026 sus baterías deberán estar fabricadas, en su mayor parte, con piezas locales; un motivo más de urgencia en esta 'revolución'.