Última hora
This content is not available in your region

Un hospital de Bad Belzig disfruta de la comida de estrella Michelin del chef Peter Früshsammer

euronews_icons_loading
Frühsammer, trabajando en la Clínica Ernst von Bergmann de Bad Belzig
Frühsammer, trabajando en la Clínica Ernst von Bergmann de Bad Belzig   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Tanto para los pacientes como para el personal de la clínica Bad Belzig, al sur de Berlín, el siempre mal afamado almuerzo de los hospitales se ha convertido en uno de los mejores momentos del día.

Desde el pasado mes de otoño, los acostumbrados platos congelados han sido sustituidos por las finas recetas del chef Peter Frusámagg Frühsammer.

Frühsammer ha trabajado en varios restaurantes con estrellas Michelin, y tiene claro que si alguien merece estos días disfrutar del placer de comer, esos son los héroes del covid.

"Tenemos una gran responsabilidad", asegura el chef Fruhsammer. "No cocinamos por puro placer, también lo hacemos por la nutrición de la gente. Y cuando el sabor, la frescura y la ciencia nutricional moderna se unen en el mismo plato, es cuando tenemos un buena receta".

El personal del hospital no puede estar más agradecido al chef, que en muy poco tiempo vio como la cafetería pasaba de su habitual estado semivacío a llenarse cada día de clientes ansiosos de disfrutar de una comida por la que muchos pagarían cientos de euros.

"Antes siempre comía entre dos operaciones", confiesa este dóctor: era bjar, comer dos minutos y volver a subir inmediatamente. Ahora hacemos pausas de 10 a 20 minutos y no sólo comemos, sino que también disfrutamos. Para mí se ha convertido en un placer".

El personal sanitario también cree que una mejor comida puede indudablemente ayudar a que algunos pacientes mejoren más rápido y, por tanto, también sean dados de alta más rápido. Aunque como muchos bromean dentro de este hospital, tal vez semejantes manjares acaban consiguiendo justo lo contrario: que nadie quiera marcharse.