Última hora
This content is not available in your region

Un gráfico vídeo del violento asalto al Capitolio da inicio al juicio político contra Donald Trump

euronews_icons_loading
Los responsables del impeachment caminan hacia el Senado para el segundo juicio político al expresidente Donald Trump
Los responsables del impeachment caminan hacia el Senado para el segundo juicio político al expresidente Donald Trump   -   Derechos de autor  Alex Brandon/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Con un gráfico vídeo del asalto al Capitolio, así ha dado inicio el juicio político a Donald Trump en el Senado de Estados Unidos.

Es el segundo "impeachment" al expresidente estadounidense, que en esta ocasión está acusado de "incitación a la insurrección" de sus seguidores cuya violencia el pasado 6 de enero se saldó con cinco muertos.

El demócrata Jamie Raskin ha recordado las palabras de Trump: "Vamos a detener el robo". "Y después vamos a bajar, y yo estaré con vosotros, vamos a bajar, vamos a caminar hasta el Capitolio", dijo animando a las masas a pelear por las elecciones que perdió frente al demócrata Joe Biden.

Trump es el primer presidente que se enfrenta a la destitución después de haber dejado el cargo. Y es precisamente la constitucionalidad del juicio lo que ha constituido el primer debate en la Cámara. A eso se agarra la defensa del magnate.

Aunque los expertos creen que el debate es legítimo incluso si ya no puede resultar en la destitución de Trump, porque evalúa hechos que se produjeron cuando él todavía era presidente.

El debate sobre la constitucionalidad es un salvavidas para aquellos republicanos más incómodos con Trump pero que no se atreven a darle del todo la espalda, puesto que así tendrán una excusa para votar en contra de condenarlo.

El miércoles, turno para los fiscales

Una vez se haya votado sobre la legitimidad del proceso, el juicio se retomará el miércoles con los argumentos de los fiscales (nueve legisladores demócratas de la Cámara Baja).

Se espera que el juicio político se desarrolle rápido, con un posible final la próxima semana, y es improbable que termine en una condena para Trump, puesto que para ello se necesitaría un mínimo de 67 votos (dos tercios del Senado) y los demócratas solo controlan 50 escaños de la cámara.

Desde su club de Mar-a-Lago, en Florida, Trump ha declinado la petición de testificar.