Última hora
This content is not available in your region

Los planes de Bill Gates para luchar contra el cambio climático

euronews_icons_loading
Los planes de Bill Gates para luchar contra el cambio climático
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Es el cofundador de Microsoft, se convirtió en un multimillonario filántropo, preocupado por la pobreza y la salud y, ahora, se dedica a tratar de ‘salvar’ el planeta". El invitado en Global Conversation es Bill Gates, quien acaba de publicar un libro titulado "Cómo evitar un desastre climático". Gates atiende a Euronews desde Seattle.

Usted señala en su libro que, hoy, estamos en el mismo punto con el cambio climático que hace varios años con las pandemias. Lo cual, significa que pensamos que estamos preparados pero, en realidad, no lo estamos. ¿Qué es lo que no entendemos del cambio climático?, pregunta el periodista de Euronews, Jeremy Wilks a Bill Gates.

©
Euronews©

"Las fuentes de emisiones son muy amplias. Y, realmente, aún no hemos empezado a averiguar cómo evitar muchas de esas emisiones. Todo el sector manufacturero, el transporte aéreo, incluso los planes de crecimiento de la red eléctrica, requerirían que hiciéramos mucho más de lo que estamos haciendo hoy día. Y, en esto, debería incluirse dar un gran impulso a la innovación. Así que, es estupendo que los jóvenes se preocupen por esta causa. Es estupendo que tengamos un objetivo. Pero, el objetivo de mi libro es presentarles a los ciudadanos lo que podría ser un plan y tratar de incentivarles para organizar planes", responde Gates.

Vamos a hablar un poco de la pandemia, antes de seguir conversando sobre el cambio climático. Ya ha pasado más de un año y todavía no la estamos gestionando bien. ¿Le sorprende?".

"Bueno, cada país ha hecho algunas cosas bien y ha cometido errores. Cuando, en una de mis charlas, en 2015, dije que no estábamos preparados para la próxima pandemia, hablé de los diagnósticos y las prácticas y de cómo se coordinan diferentes cosas. La creación de la vacuna ha sido más rápida de lo que hubiéramos esperado. Nuestra fundación había estado respaldando la tecnología del ARN mensajero pero no se habían desarrollado vacunas. Así que, esa parte, al menos, es muy esperanzadora. Finalmente, eso es lo que terminará con esta pandemia."

Pero cuando se trata de la gestión, de su gestión política, no creo que haya sido muy exitosa. ¿Qué se deduce de esto? ¿Y qué significa eso para la forma en que vamos a abordar el cambio climático?

"Nadie espera que el Gobierno sea perfecto. Pero el Gobierno, en general, hace cosas fantásticas en educación, justicia, salud... Como ciudadanos, siempre estamos presionando y podemos hablar de cómo queremos que mejore. En el caso del clima, van a hacer falta un montón de políticas creativas. Y la opinión política, sobre todo la de los jóvenes, tiene que seguir siendo fuerte. Así que, contemplamos un plazo de 30 años para hacerlo porque va a ser difícil, pero no es imposible.

©
Euronews©

La entrada en acción de la vacuna ha puesto de manifiesto las diferencias entre los países ricos y los países pobres. El cambio climático probablemente hará lo mismo, ¿no es así?

"Así es. La razón por la que estoy tan comprometido es que el trabajo que hace la Fundación Gates para ayudar a la sanidad en los países pobres y para ayudar a los agricultores de esas naciones se irá al traste a medida que pasen los años y esas temperaturas más altas signifiquen que la agricultura de subsistencia no sea capaz de producir tantos cultivos y que se pierdan las cosechas. Esto llevará a la malnutrición y a la migración y a una completa inestabilidad a causa del clima".

Al leer el libro, tuve la impresión de que usted trataba de convencer a alguien sobre la importancia del cambio climático. ¿Se trata de los políticos estadounidenses, de los ciudadanos estadounidenses? O, en realidad, ¿intentaba convencerse a sí mismo de la importancia del cambio climático?Tuve realmente esa sensación, sentí que estaba tratando de convencer a alguien de la importancia del cambio climático y, en realidad, que haya comprendido la magnitud del problema, ha sido un hecho relativamente reciente.

"Empecé a asimilar muchos aprendizajes en 2005. De igual manera que di una charla en 2015, en la que advertí sobre la pandemia, ya había dado otra charla en 2010 en la que advertía sobre el cambio climático. Porque ya estamos viendo los efectos, los efectos negativos sobre quienes son más pobres y que, además, no fueron quienes crearon el problema. La razón por la que es oportuno publicar el libro ahora no es por mis puntos de vista, que siempre han sido muy contundentes sobre el problema al que nos enfrentamos. Más bien es porque, debido a la energía de quienes se lo toman en serio, existe la posibilidad de que se logren prioridades políticas adecuadas y el impulso correcto hacia la innovación. E incluso, de que se produzcan avances en lo que respecta a las partes más arduas de las emisiones, relacionadas con el acero, el cemento y el combustible del sector de la aviación. Especialmente este año, con la programación de los fondos de recuperación para el clima y la próxima reunión del COP26 en Glasgow, pensé en lo difícil que va a ser todo. Teniendo en cuenta cómo he visto avanzar la innovación y lo que yo llamo la ‘prima verde’, me pareció muy oportuno que el libro formara parte de estos debates".

¿Cree usted que era un momento apropiado, también, para enviar un ejemplar al presidente Joe Biden? Lo hizo pero, ¿cree que se escuchará a las autoridades del país?

"Sí. Ciertamente he hablado. Y, no solamente con el presidente sino, también, con todas las personas clave de su equipo, que trabajan en cuestiones climáticas. Como es el caso de John Kerry, el enviado especial para el clima. También estoy manteniendo muchas conversaciones con las autoridades del Reino Unido sobre la COP26 y sobre cómo asegurarnos de que se cubren, no solamente las cosas fáciles sino, también, las difíciles. Así que, diría que sí. El diálogo con la administración Biden es muy prometedor.

©
Euronews©

¿Qué hay de los ciudadanos estadounidenses? Porque, en ese país, se escuchan las voces más escépticas, relacionadas con el clima. ¿Cómo ve usted la situación con respecto a este libro? Obviamente, lo ha escrito para un público amplio.

"Bueno, cada vez hay más gente joven, incluidos los republicanos, que conciben esto como una causa moral. Lo llevan más allá de su propio éxito personal. Es algo que les importa y quieren asegurarse de que es algo a lo que se presta atención. Los partidos pueden tener diferentes puntos de vista pero, cada vez más, se trata de qué hacemos con el cambio climático. No se trata de si es o no es un problema".

Hablemos de tecnología porque, en su libro, se hace mucha alusión a la tecnología. Usted habla del despliegue de la energía solar, habla de la eólica y de cómo esas cuestiones se están abaratando. También hace referencia a las tecnologías nucleares, que es algo que los activistas ecológicos no ven con buenos ojos. ¿Cree que la energía nuclear tiene que estar presente en un futuro con cero emisiones de carbono?

"Bueno. El sector de la electricidad será mucho mayor porque, toda la energía para los vehículos de pasajeros y la calefacción y refrigeración de los edificios y muchos procesos industriales estarán relacionados con el sector. Mantener la fiabilidad, incluso durante las épocas de mal tiempo, será un desafío enorme. Así que, o bien necesitamos un milagro en lo referente al almacenamiento, que puede que no se produzca, o bien, necesitamos alguna ‘fuente verde’ de energía que no dependa del clima. Así pues, si se considera que una nueva generación, un enfoque que parte desde 'cero' podría suponer un coste, si se tiene en cuenta la seguridad, el tratamiento de los residuos, todos los problemas que rodean a la energía nuclear... ¿podríamos resolverlos? Vale la pena trabajar en ello porque puede que lo necesitemos para resolver la cuestión del clima. Por ello, sí creo que deberíamos contemplarla. Esto no tiene nada que ver con la actual generación de reactores. Se trata de un diseño en el que la seguridad se basa, simplemente, en la física, no en lo que hacen o dejan de hacer quienes se encargan de esa cuestión".

©
Euronews©

Entonces, ¿diría usted que sí es necesario hasta 2050? ¿Vamos a tener, probablemente, más energía nuclear de la que tenemos ahora?

"No. Si damos con un invento milagroso que nos permita almacenar una cantidad grande, increíblemente grande, de electricidad, como el equivalente necesario para dos semanas, que es más que todas las baterías que se han fabricado, multiplicado por 10, si lo logramos, entonces, la solución podría ser el conjunto de las fuentes intermitentes y el almacenamiento. Pero como eso es incierto, tenemos que buscar todas las vías que puedan llevarnos a cero emisiones en 2050. Y, con la energía nuclear hay muchas cosas que probar. Pero, la gente, ¿mostrará una mentalidad abierta después de los próximos cinco años, cuando se demuestre? ¿Estará abierta a un diseño completamente nuevo o no?".

Y, también, en cuanto a la gestión. Es decir, en Estados Unidos, en lugares con muchos días de sol, en el sudoeste, ¿cómo se consigue llevar esa energía al otro lado del país y, luego, al otro lado de las fronteras? Habrá que tener en cuenta eso. ¿Cómo se abordan estos retos?

"Bueno, en cualquier escenario posible, Europa y Estados Unidos tendrán que desarrollar mucho más la transmisión. Porque puedes tener un frente frío y quedarte sin energía eólica y solar. Así que hay que esperar que el tamaño de estas zonas ayude a que, en algún lugar, se pueda obtener esa energía. Así que, hemos creado un modelo de código abierto que permitirá a la gente experimentar con sus previsiones y, lo que se podrá observar, es que se necesita mucha más transmisión; esto es clave".

Estoy interesado en algunas de sus opiniones sobre tecnologías un poco más controvertidas. Usted habla de cosas como hacer más blanca la parte superior de las nubes para que reflejen más luz hacia el espacio, como último recurso para hacer frente al cambio climático. ¿Habla realmente, en serio, de esas tecnologías?

"No, eso no es una solución para el cambio climático. Me pareció importante mencionarlo en el libro porque hay gente que lo está estudiando. Como mucho, retrasaría el problema 10 o 15 años, mientras nos deshacemos de las fuentes de emisión. Pero, ya sabe, no mencionarlo habría sido un error porque el debate está ahí fuera y la gente debería entender que eso no es, en absoluto, una solución permanente. Es probable que no se llegue a utilizar. Pero cuando te enfrentas a este problema catastrófico, hay que ver qué cálculos te llevan a un callejón sin salida y cuáles no, y hay que ponerse en marcha".

¿Podemos diseñar nuestra escapatoria del problema? Hemos depositado mucha fe en la tecnología y el libro realmente habla de ello. Habla de la tecnología y la explica. Pero, ¿es realmente una solución o solamente tenemos que reorganizar nuestro sistema global?

"Los habitantes de los países en desarrollo merecen tener una vivienda básica. Merecen tener luz por la noche. Por el calor que hará cerca del ecuador, merecen tener aire acondicionado. Así que no vamos a dejar de volar, ni de construir edificios, ni de transportar mercancías, ni de criar ganado. Tenemos que ser capaces de multiplicar por cero las emisiones de esas acciones porque, de lo contrario, no se puede llegar a la neutralidad de carbono. Por lo tanto, está muy bien que los habitantes de los países ricos reduzcan su consumo, ya que reduce las emisiones. Pero eso no es un plan completo para que el planeta logre las cero emisiones".

©
Euronews©

Usted habla mucho de ser justo y equitativo. ¿Cree que es realmente posible llegar a 2050 con el desarrollo que le gustaría observar y llegar a las cero emisiones?

"Sí. Innovaciones como el chip informático, las comunicaciones inalámbricas... es fenomenal cómo se ha mejorado la calidad de vida. Y, la esperanza de vida es mucho más alta. Incluso estas vacunas para la pandemia son grandes ejemplos de ello. Pero solamente lo conseguiremos si contemplamos la meta de 2050 y trabajamos en todas las fuentes de emisión de los diferentes países. Todavía no tenemos los parámetros adecuados. No hemos modelado, realmente, cosas como la red eléctrica. Así que el libro es una especie de llamamiento a la acción. Unámonos para conseguir un plan porque es muy importante".

Muchos de nuestros espectadores han preguntado por las soluciones basadas en la naturaleza, como plantar árboles para eliminar el CO₂ de la atmósfera. ¿Es una forma válida de avanzar? ¿Es el tipo de cosas que las personas deberían hacer por sí mismas?

"Bueno, por desgracia, ya sabe, con 51 000 millones de toneladas de emisiones.... Es bueno para la naturaleza plantar árboles en muchos lugares pero el porcentaje de reducción de emisiones no va a ser muy elevado. Y habría que financiar la replantación de esos árboles durante miles de años porque, cuando se emite CO₂ a la atmósfera, se queda allí durante miles de años. Así que, cuando se pretende compensar algo hay que pensar en que los árboles se queman o mueren cada 40 años. El coste por tonelada, para financiar eso, durante, digamos, unos 4 000 años, es muy, muy alto. Así que, deshacerse de las emisiones en estos procesos será la única manera de hacer frente a los 51 000 millones de toneladas emitidas cada año".

¿Cree que quitar el CO₂ de la atmósfera, con la ayuda de máquinas, es la mejor alternativa?

"Bueno, estoy financiando muchas empresas que se dedican a lo que se llama ‘captura directa del aire’. De nuevo, el coste por tonelada sigue siendo demasiado alto pero hay muchas ideas nuevas. Hoy en día, la tonelada cuesta más de 400 dólares, por lo que, no se podría resolver el problema de esa manera. Si podemos hacerlo por un precio menor de 100 dólares por tonelada, esta puede ser parte de la solución. Es como el ‘hidrógeno verde’ o el combustible ecológico para la aviación. La ‘captura directa del aire’ es una de las cosas que los Gobiernos deberían respaldar. Y se deberían pedir mejores soluciones en este aspecto".

©
Euronews©

Hablando de Gobiernos, legislación, política, el tipo de marco adecuado en todo ello, es realmente importante, y usted aborda eso en el libro. Me pregunto, ¿qué opina del Pacto Verde Europeo, que vincula los fondos de recuperación del coronavirus con las inversiones ecológicas? No recibes el dinero a menos que inviertas en ecología. ¿Cree que están yendo lo suficientemente lejos con eso?

"Bueno, creo se trata de algo fantástico. Es un gran compromiso. Creo que el impacto dependerá de la calidad de esos proyectos. Nuestro equipo científico, que ha financiado gran cantidad de empresas emergentes, intentará colaborar con Europa, en la medida de lo posible, en esos proyectos. Porque hay que probar cosas. Hay que hacer pruebas a escala real. Y ese dinero puede acelerar el trabajo. El debate consiste en utilizarlo para controlar muchas de las fuentes de emisiones, no solamente para la electricidad renovable o los turismos, sino también para las áreas más complicadas. Así que, es estupendo que se hayan comprometido a poner en marcha y financiar esos proyectos".

Tenemos que innovar en todos los frentes y, todo eso, va a requerir mucho dinero. ¿Cree que los multimillonarios de este mundo, usted forma parte de ese grupo, deberían pagar más impuestos por ello? ¿Deberían estar obligados a invertir más en estas cosas?

"Bueno, la política fiscal es algo que depende de cada país. He hablado de los impuestos en Estados Unidos, del hecho de que podrían ser más altos. Pero no soy un experto en impuestos europeos. El Gobierno va a tener que dar un paso adelante en este tema. Necesitará recursos, como también los necesitará para la educación y la sanidad".

¿Pero cómo se les motiva? Porque, en este momento, hay mucha motivación en cuanto a la sanidad pero, ¿dónde está la motivación para profundizar realmente en el tipo de innovación y cambio, extremos, de los que se habla?

"Bueno, en los costes. Como hemos visto con la pandemia, el coste de fabricar nuevos instrumentos se tradujo en miles de millones. Esto ahorrará la tragedia económica que es de billones y billones de dólares".

©
Euronews©

¿Pero cómo se construye la voluntad política en eso? No veo cómo porque parece que algunos políticos no tienen visión de futuro.

"A menos que la generación más joven se manifieste de forma constante, y felicito a quienes han impulsado la lucha contra el cambio climático, a menos que dejen claras sus opiniones, es posible que no se logren las compensaciones adecuadas. Y, el nivel de muertes será dramáticamente más alto que cualquiera de los que se haya visto en la pandemia. No podrás salir de ello si dejas que el problema se te eche encima y, entonces, sufrirás durante muchas décadas".

"Quiero terminar volviendo a la pandemia de la que todos hablamos y pensando en las vacunas. ¿Existe una vacuna para el cambio climático?

"No. Necesitamos, más bien, una docena de innovaciones rompedoras debido a todas estas fuentes de emisiones. No se trata solamente de los coches eléctricos, ni del combustible ecológico para la aviación, ni de la carne artificial. Se trata de la manufacturación, la agricultura, la construcción, el transporte. Hay mucho por hacer en todo ello. Pero, en cuestiones ecológicas, el daño y la destrucción, la destrucción permanente de los ecosistemas naturales es mucho, mucho peor de lo que era, incluso, en el pico más alto de la pandemia. Así que debería ser algo en torno a lo que, la humanidad, pueda unirse. Será difícil, pero si lo logramos, será lo mejor que hayamos hecho hasta ahora", concluye Bill Gates.