Última hora
This content is not available in your region

Margaritis Schinas | "El Certificado Verde Digital busca minimizar los riesgos al viajar"

euronews_icons_loading
Margaritis Schinas | "El Certificado Verde Digital busca minimizar los riesgos al viajar"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras la Unión Europea se esfuerza por acelerar sus campañas de vacunación contra la COVID-19, la Comisión Europea acaba de poner sobre la mesa el Certificado Verde Digital una propuesta que, según la entidad, permitirá la reapertura de la región antes del verano.

Euronews entrevistó al vicepresidente de la CE, Margaritis Schinas, para conocer más detalles de lo que muchos llaman el "pasaporte de vacunación", cómo el grupo comunitario está encarando los contratiempos del suministro de las vacunas por parte de las farmacéticas y si UE llegará al nivel de inmunización que previó inicialmente para el verano.

Euronews: Vicepresidente, muchas gracias por estar con nosotros. Hemos visto que el certificado incluye sólo las vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). ¿Qué ocurre con los Estados miembros que ya tienen otro tipo de vacunas, incluidas las de Rusia o China? ¿Significa que los viajeros de estos países no pueden optar a este certificado digital?

Hay dos cosas. En primer lugar, el certificado no solo incluye una constancia de la vacunación, sino que también incluye las de las pruebas PCR. Asimismo incluye la constancia de recuperación de la COVID-19, si ese el caso. Así que no es obligatorio estar vacunado para poder viajar, hay que marcar una de las tres casillas.

Así que la gente que es de Hungría, por ejemplo…

Ahora, en cuanto a las vacunas no aprobadas por la EMA , la propuesta dice que, por supuesto, las vacunas aprobadas por la EMA deben aparecer en el certificado. Pero también abrimos una opción que permitiría a los estados miembros que han autorizado vacunas no aprobadas por la EMA, incluirlas en la casilla relativa, siempre que el estado miembro de destino acepte esta vacuna como de protección equivalente.

¿Y qué ocurre con los viajeros de terceros países que no tendrán acceso a este certificado de la UE?

Abrimos una propuesta para reconocer los certificados emitidos por terceros países siempre que reflejen el mismo nivel de información y confianza que los nuestros. Y creo que esto es perfectamente factible porque muchos de los países de nuestro entorno utilizan vacunas aprobadas por la EMA.

Una vez que pasemos a este reconocimiento de los certificados emitidos por terceros países, inevitablemente tendríamos que revisar también la cuestión de nuestras recomendaciones para los viajes no esenciales desde terceros países.

Por supuesto que todos sabemos que el turismo es un elemento muy importante, que algunos Estados miembros como Grecia, Chipre o Italia, que dependen económicamente del turismo, quieren que estos certificados salgan adelante rápidamente. **Pero al mismo tiempo, con los casos de COVID que siguen siendo muy elevados en toda Europa y que ejercen presión sobre los sistemas sanitarios, ¿no es un poco prematuro u optimista hablar de turismo y de certificados?**

No creo que se un riesgo para los países recibir los ciudadanos que viajen con el certificado que acredite una de las tres casillas. Sería un riesgo si tuviéramos personas que viajaran sin ninguna de estas tres garantías. Dicho de otro modo, si no te has vacunado o no tienes una prueba PCR o no tienes los anticuerpos, entonces es mejor que no viajes porque eres un riesgo potencial para los demás. Así que, no, no lo vemos como un riesgo. Al contrario, lo vemos como un elemento de mitigación del riesgo, si se quiere.

Pero, ¿estará listo este certificado para el verano? Hemos visto que cuando se trata de coordinación, Europa no lo hace muy bien. Lo hemos visto con las aplicaciones digitales COVID-19, porque los Estados miembros han tomado decisiones individuales. ¿Qué le hace creer que esta vez las cosas irán mejor?

En primer lugar, porque se trata de un instrumento jurídicamente vinculante. Así que se basará firmemente en la legislación de la UE. No es una recomendación. En segundo lugar, creo que hay una creciente convergencia, tanto entre los Estados miembros sobre la necesidad de contar con una herramienta de este tipo. Así que, sí, creo que hay motivos para el optimismo de que esté listo antes del verano.

¿Para cuándo lo prevé?

El verano comienza el 1 de junio, y tenemos otra fecha, el 17 de mayo, que es la fecha en la que nuestros amigos británicos han anunciado que reanudarán los viajes internacionales. Creo que esta es una noción de tiempo a la que, siendo realistas, deberíamos apuntar.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen amenazó con prohibir la exportación de vacunas, especialmente al Reino Unido. ¿Cree que esto ocurre porque Europa está perdiendo la batalla de las vacunas, especialmente con el Reino Unido?

No, no creo que Europa esté perdiendo la batalla de las vacunas. Creo que hay mucho ruido en torno al programa europeo de vacunación. Tampoco creo que la presidenta haya presentado esta iniciativa en términos de prohibición. Creo que se trata de una iniciativa de reciprocidad que debe entenderse en conjunción con el plan de autorización de exportaciones que hemos puesto en marcha desde principios de febrero. Necesitamos saber cuántas dosis salen de la Unión Europea y a dónde van. Y este conocimiento nos permite también hacer coincidir las obligaciones de otros terceros países en cuanto a sus obligaciones de alimentar los mercados europeos con exportaciones.

Así que está diciendo que el Reino Unido no respeta sus obligaciones...

Sí, creo que se sabe que hasta ahora la Unión Europea como tal ha autorizado la exportación de unos 40 millones de dosis de vacunas al resto del mundo, a 35 países. Esto forma parte de nuestro modo de vida europeo. Esto es lo que somos. No trabajamos sólo para Europa. Tenemos obligaciones internacionales, pero también se sabe que desde Estados Unidos y desde Reino Unido, las exportaciones a la Unión Europea fueron nulas. Así que creemos que tiene sentido combinar el conocimiento que ya tenemos a partir del sistema de autorización de exportaciones con este trabajo de reciprocidad. Y no para cerrar, no para prohibir, sino diría simplemente como un incentivo para la cooperación internacional.

Pero, al final, ¿está usted satisfecho con el ritmo de vacunación en Europa cuando vemos, por ejemplo, lo rápido que van Reino Unido, Estados Unidos o Israel en este campo?

Hay un problema en Europa. Hubo un problema en Europa a principios de año en el que una de las vacunas aprobadas por la EMA, una compañía no pudo combinar sus obligaciones contractuales con su capacidad.

Supongo que la empresa a la que se refiere es AstraZeneca. La farmacéutica más controversial...

Sí. Estamos en contacto constante con la farmacéutica y con otras, y estamos muy contentos de que las deficiencias de ese lado se estén compensando con más dosis procedentes de otras empresas. Así que puedo decir que estamos en el buen camino. Nuestro objetivo es contar con 300 millones de dosis para finales de junio y de tener a la mayoría, el 70% de la población adulta en Europa, vacunada para el verano. Estos objetivos están a nuestro alcance.