Última hora
This content is not available in your region

Los ultranacionalistas ganan las legislativas en Kosovo pero sin mayoría para gobernar

euronews_icons_loading
Los seguidores del partido Autodeterminación festejando su victoria
Los seguidores del partido Autodeterminación festejando su victoria   -   Derechos de autor  Visar Kryeziu/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Los ultranacionalistas del exprimer ministro Albin Kurti ganan las eleccciones en Kosovo.

El partido Autodeterminación de Kurti ha obtenido el 41 por ciento de los votos tras estas legislativas anticipadas, es decir 52 escaños de los 120 que componen el Parlamento. Un resultado insuficiente para gobernar en solitario, lo que abre un complicado proceso de negociación par formar un Gobierno de coalición.

La conservadora Liga Democrática de Kosovo, del actual primer ministro Avdullah Hoti, ha quedado tan solo en tercer lugar, pero podría ser uno de los socios para una futura coalición gubernamental.

La segunda fuerza política tras estas eleciones es el Partido Democrático de Kosovo, liderado por Enver Hoxhaj y surgido de la guerrilla separatista. Una formación, que tras proclamar Kosovo la independencia unilateral de Serbia, copó el poder durante 20 años, hasta la victoria de Kurti en 2019.

La participación fue del 46 por ciento, casi tres puntos más que en las legislativas de 2019.

Las elecciones se han celebrado en un clima de tensión después de que en 2020 cayeran dos Gobiernos, el de Kurti en marzo, por una moción de censura tras sólo siete semanas en el poder, y en diciembre el del actual primer ministro.

Casi la mitad de los kosovares han emigrado

Y a la tensión política se suma una maltrecha economía, empeorada por los efectos de la pandemia de la COVID-19, con un desempleo del 30 % que llega al 50 % entre los jóvenes. Una juventud que es mayoritaría en un país donde la media de edad es de 30 años y entre la que Kurti, considerado como un líder de izquireda, es muy popular.

La falta de oportunidades ha llevado a miles de kosovares a abandonar el país, hasta el punto de que se estima que unos 800.000 viven en el extranjero, frente a los 1.800.000 que residen en Kosovo.

Las remesas que los emigrados envían a casa, suponen el 15 % del PIB del país.

Otro reto del futuro Gobierno kosovar es acordar con Serbia la normalización de relaciones, condición que ha impuesto la Unión Europea a los dos países para una futura entrada en club comunitario.

Aunque tanto EEUU como la mayoría de países de la UE han reconocido la independencia de Kosovo, siguen sin hacerlo cinco socios comunitarios, entre ellos España, así como Rusia, China, India, Brasil, Argentina o, por supuesto, Serbia.