Última hora
This content is not available in your region

¿Son las vacunas el nuevo elemento de influencia geopolítica rusa y china?

euronews_icons_loading
¿Son las vacunas el nuevo elemento de influencia geopolítica rusa y china?
Derechos de autor  YURI CORTEZ/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Desde el inicio de la pandemia, para Rusia y China, la vacunación se ha convertido en un instrumento político. Producir dosis para todos se ha convertido en la nueva búsqueda del oro, por lo que ambos países intentan utilizar sus vacunas como herramientas diplomáticas. Pekín ha firmado contratos de suministros de vacunas con dos docenas de países, entre ellos Turquía y Brasil. Los expertos se preguntan cuáles son sus intereses.

"En primer lugar, quieren mejorar su imagen, que se vio empañada durante la pandemia. Y en segundo lugar, quieren consolidar los lazos con países estratégicamente importantes y también con los países incluidos en la iniciativa china de La Franja y la Ruta para unir Asia con Europa. En tercer lugar, quieren ampliar la cuota de mercado de sus productos de vacunación y, con suerte, también utilizar esa diplomacia de las vacunas para ayudar a conseguir otros objetivos económicos", explica Yanzhong Huang, analista sénior de Salud Global, Think tank Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Países como la India o Argentina ya han encargado millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, por lo que para el think tank estadounidense German Marshall Fund, Moscú trabaja en su autopromoción.

"Básicamente, quieren promover la ciencia rusa y a Rusia como una fábrica tecnológica alternativa. Normalmente cuando pensamos en Rusia la relacionamos con el petróleo, pero obviamente tiene muy buenos científicos. Pero también diré que creo que es erróneo pensar que Rusia puede suministrar grandes cantidades de la vacuna Sputnik V. Yo lo cuestionaría, sobre todo si se tiene en cuenta las limitaciones en el reparto de su vacuna a nivel nacional", explica Jacob Kirkegaard, Analista Sénior del German Marshall Fund.

¿Y qué pasa con Ucrania?

Para Andrey Kovatchev, eurodiputado búlgaro del Partido Popular Europeo, Bruselas debería esforzarse más para contrarrestar la diplomacia de las vacunas de rusos y chinos. Y ayudar a países como Ucrania, que no acepta vacunas rusas pero tampoco le llegan las europeas. "Definitivamente debemos apoyar a Ucrania, y esto es sólo el principio. Nuestra contribución del presupuesto de la UE y de los Estados miembros es de 850 millones de euros. Y este es, de nuevo, el comienzo del apoyo que vamos a prestar a todos nuestros vecinos, incluidos también los Balcanes Occidentales", comenta.

La UE quiere proporcionar vacunas a los países con menos recursos a través de la iniciativa COVAX lanzada en abril de 2020 por la Organización Mundial de la Salud, la Comisión Europea y el Gobierno de Francia. de la OMS. Pero hasta que no se agilice su propia cadena de suministro, Rusia y China seguirán aprovechando los retrasos de Europa.