Última hora
This content is not available in your region

Facebook bloquea los contenidos de noticias en Australia en protesta por una nueva ley

Access to the comments Comentarios
Por euronews con AP / AFP
La página de ABC News Australia, en blanco, como las de todos los medios y muchas organizaciones en Australia.
La página de ABC News Australia, en blanco, como las de todos los medios y muchas organizaciones en Australia.   -   Derechos de autor  Rick Rycroft/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Facebook no quiere pagar por el uso de los contenidos de los medios de comunicación y lo ha hecho saber de forma radical en Australia, bloqueando las noticias en todo el país en protesta contra la nueva ley de medios.

El gigante de Internet ha dejado "en blanco" los perfiles de los medios de comunicación para los usuarios de Australia y, de forma algo indiscriminada, las páginas de algunos servicios públicos como el Servicio de Salud de Queensland o la Oficina de Meteorología de Australia. Estos últimos consiguieron recuperar sus contenidos tras el bloqueo inicial.

En medio de la confusión el "Bureau of Meteorology" animó a sus usuarios a consultar su página web o su aplicación en lugar de Facebook porque es "importante conseguir los últimos avisos".

Facebook argumenta "ley propuesta en Australia malinterpreta fundamentalmente la relación entre nuestra plataforma y los editores que la utilizan para compartir contenidos informativos".

"Nos ha dejado ante una dura elección: intentar cumplir una ley que ignora las realidades de esta relación, o dejar de permitir el contenido de noticias en nuestros servicios en Australia. Con mucho dolor, estamos eligiendo lo segundo", dijo William Easton, director general de Facebook en Australia y Nueva Zelanda.

La Ley de Negociación de los Medios de Comunicación está pensada para arreglar un "desequilibrio de poder" entre las plataformas digitales y las organizaciones, proporcionando normas y permitiendo que se pague a las organizaciones por los contenidos.

También introduce unas normas mínimas para que las organizaciones informativas estén al tanto de los cambios de algoritmo y de la disponibilidad de los datos de los usuarios.

El director general regional de Facebook, Easton, dijo que la legislación "pretende penalizar a Facebook por contenidos que no tomó ni pidió".

El movimiento de Facebook también se produjo en medio de las conversaciones del gobierno tanto con el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, como con el de Google, Sundar Pichai, que también está en contra de la legislación.

Un claro pulso al Gobierno

El ministro de Economía de Australia, Josh Frydenberg, había dicho el miércoles -horas antes del apagón- que había mantenido una "discusión constructiva" con Zuckerberg.

"Planteó algunas cuestiones pendientes con la Ley de Negociación de los Medios de Comunicación del Gobierno y acordamos continuar nuestra conversación para tratar de encontrar un camino a seguir", tuiteó Frydenberg. En el momento de redactar esta nota, no había vuelto a comunicar sobre el asunto.

El ministro de Comunicaciones del Gobierno, Paul Fletcher, se preguntó por qué Facebook "se resiste a introducir requisitos de bloqueo en virtud de nuestra legislación en relación con el material violento aborrecible, pero resulta que de la noche a la mañana puede bloquear miles de páginas de contenido totalmente intachable".

Fletcher dijo que el gobierno australiano estaba "comprometido con este código" y que Facebook debería volver a mantener una conversación sensata con el Gobierno.

Aviso a navegantes

Marietje Schaake, del Centro de Política Cibernética de la Universidad de Stanford, dijo que "el hecho de que Facebook abandone Australia por una ley que no le gusta, implica que está de acuerdo con las leyes de otros países", mencionando una ley en Turquía que obligaba a las plataformas digitales a nombrar representantes para gestionar las quejas de las autoridades y eliminar contenidos.

La experta tuiteó que la legislación propuesta aún no está en vigor en Australia "por lo que esto también puede ser el tipo de intimidación a través de la cual Facebook espera conseguir el resultado deseado".

La cuestión de la remuneración a los medios de comunicación por la publicidad que insertan gigantes de Internet como Facebook y Google es un debate antiguo y muchos países ya se han dado de bruces con las plataformas.

España no tiene servicio Google Noticias por el desacuerdo de Google con la legislación.

La legislación propuesta por Australia sería la primera de este tipo, pero otros gobiernos también están presionando a Google, Facebook y otras empresas del sector para que paguen a los medios de comunicación y otros editores por sus contenidos.

Europa a la cabeza de esta batalla

En Europa, Google tuvo que negociar con los editores franceses después de que un tribunal confirmara el año pasado una orden de que tales acuerdos eran requeridos por una directiva de derechos de autor de la Unión Europea de 2019.

Francia es el primer gobierno que aplica esta normativa, pero la sentencia sugiere que Google, Facebook y otras empresas se enfrentarán a requisitos similares en otros Estados miembros de la UE.

Google y un grupo de editores franceses anunciaron un acuerdo marco que permite a la empresa estadounidense negociar acuerdos de licencia con editores individuales. La empresa ha cerrado recientemente acuerdos con medios de comunicación como Le Monde y el semanario Obs.

El año pasado, Facebook anunció que pagaría a los medios de comunicación estadounidenses, como el Wall Street Journal, el Washington Post y el USA Today, por sus titulares. No se han revelado detalles financieros.

En España, Google cerró Google News, su sitio de noticias, después de que una ley de 2014 le obligara a pagar a los editores.

¿Por qué es importante?

Los acontecimientos en Australia y Europa sugieren que el equilibrio financiero entre estos "gigantes de la web" que valen miles de millones de dólares, y los medios de comunicación podría estar cambiando. La situación es crítica para muchas de estas empresas. La crisis de los medios de comunicación se ha visto agravada por el colapso económico vinculado a la pandemia. En Australia, decenas de periódicos han cerrado y cientos de periodistas han perdido su empleo.

Australia responde así a las quejas de muchos medios de comunicación, para los que las plataformas deben compartir los ingresos, publicitarios o de otro tipo, relacionados con los reportajes, artículos de revistas y otros contenidos que aparecen en sus sitios web o son compartidos por los usuarios, generando espacios publicitarios y jugosos datos personales.

El gobierno australiano intervino después de que su regulador de la competencia intentara sin éxito negociar un plan de pago voluntario con Google. La legislación propuesta habría creado un panel para tomar decisiones vinculantes sobre el reparto de estos ingresos con el fin de dar a los editores individuales un mayor poder de negociación frente a los "gigantes" de la web.

¿Qué significa esto para los ciudadanos?

El acuerdo entre el gobierno australiano y Google supone una nueva fuente de ingresos para los medios de comunicación, pero no está claro si se traducirá en una mayor producción periodística para los lectores, espectadores y oyentes.

El Sindicato Australiano de Periodistas pide a las empresas de medios de comunicación que se aseguren de que estos ingresos online se destinan realmente al periodismo.

"Todo el dinero de estos acuerdos debe ir a las redacciones, no a los consejos de administración" de las empresas de comunicación, advierte Marcus Strom, presidente de la Media, Entertainment and Arts Alliance. "Defenderemos la transparencia sobre cómo se gastan estos fondos.

La decisión de Facebook ya tiene consecuencias colaterales más allá de los medios de comunicación. Además de cortar a los usuarios australianos de Facebook el contenido de las noticias, han dejado de funcionar varias páginas oficiales de Facebook de los servicios de emergencia utilizadas para alertar al público sobre incendios forestales, ciclones, epidemias o las últimas novedades de la pandemia de Covid-19 en el país.

La directora de Human Rights Watch Australia, Elaine Pearson, describió el bloqueo -que también afectó a organizaciones no gubernamentales, así como a la propia página de Facebook de HRW- como un "giro preocupante y peligroso".

"Cortar el acceso de todo un país a información vital en plena noche es inaceptable", dijo.