Última hora
This content is not available in your region

Las mascarillas agravan la contaminación en el Reino Unido

euronews_icons_loading
Las mascarillas agravan la contaminación en el Reino Unido
Derechos de autor  AP Photo/Oded Balilty
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia de coronavirus obstaculiza la guerra contra los residuos plásticos. En el Reino Unido, se arrojan al suelo unas 1 500 toneladas de mascarillas y guantes, al mes.

"Es chocante ver el impacto de los materiales de protección en nuestra sociedad. Los encontramos por todas partes. Durante el confinamiento he estado recorriendo parques y ha sido realmente raro que no los haya encontrado tirados en la hierba", declara Marco Aurisicchio, codirector de Ocean Plastic Solutions Network.

Gran parte de esa ingente cantidad de residuos acaba en los vertederos, donde, los materiales, tardarán siglos en descomponerse. Pero una gran cantidad también termina en el suelo, abriéndose paso en nuestros ecosistemas.

"Las mascarillas han superado a las bolsas de plástico como uno de los desechos más comunes. Una organización calcula que se tiran 10 millones en Londres; suficientes para cubrir el área de un campo de fútbol 232 veces", afirma Luke Hanrahan, periodista de Euronews.

©
Euronews©

Los expertos consideran que la gente debe concienciarse y llevar a cabo acciones sencillas, a corto plazo.

"Animamos a la gente a utilizar mascarillas reutilizables. Durante esta pandemia no deberíamos olvidar que seguimos inmersos en una emergencia climática y que cada uno de nosotros, debe hacer, todo lo que esté en su mano", señala Clyde Loakes, presidente de la Autoridad de Residuos del norte de Londres.

El profesor Jason Hallett es experto en plásticos. Cree que el material biodegradable es la solución, a largo plazo, para la producción futura de los equipos de protección.

"Cuando pensamos en cosas que pueden terminar por el suelo o que hay que tirar a la basura, creo que es importante que tengan una vida útil muy corta. Por muy corta, me refiero a años y no a siglos", declara Jason Hallett, profesor de tecnología química sostenible, en la Universidad Imperial.

¿Eso es posible?, pregunta Hanrahan.

"Ciertamente. Es posible. El inconveniente es el coste. Esos materiales cuestan de 2 a 3 veces más que los plásticos ordinarios", responde el profesor de tecnología química sostenible, en la Universidad Imperial", responde Hallett.

En plena pandemia de COVID-19, en la primavera de 2020, las empresas europeas del sector del plástico se dirigieron a la Comisión Europea para pedir que aplazara la aplicación de la directiva comunitaria que limita el uso del plástico. Las autoridades europeas rechazaron la petición.