Última hora
This content is not available in your region

El Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos concluye su primera edición virtual

euronews_icons_loading
El Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos concluye su primera edición virtual
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El Foro Internacional de Ginebra y el Festival de Cine de Derechos Humanos (FIFDH) se celebraron por segunda vez consecutiva en línea, adaptándose a las limitaciones sanitarias.

Un plató virtual permitió la retransmisión en línea de los numerosos encuentros y debates donde grandes personalidades de la defensa de los derechos humanos como Angela Davis o Ai WeiWei, entre otros muchos, estuvieron presentes. Una experiencia diferente pero necesaria en estos tiempos difíciles.

"Sentimos un recorte de los espacios de debate en torno a los derechos humanos, sentimos que los medios de comunicación están literalmente absorbidos por la pandemia, y este festival es uno de los pocos espacios que quedan en todo el planeta. Sentimos entre las grandes personalidades que han aceptado participar en el festival este año, un deseo de hacer oír su voz en Ginebra, durante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU", comenta Isabelle Gattiker, directora del FIFDH.

El Gran Premio de Ginebra en la sección de documentales de creación se concedió a Shadow Game, una película sobre los inmigrantes menores de edad que huyen de la guerra o la pobreza para llegar a Europa. La película también recibió el Premio del Jurado Joven, gracias a que todas las películas estaban disponibles en línea.

"Es dar un vistazo a cómo... todos hemos estado ahí, todos hemos sido jóvenes y todos hemos experimentado las mismas aspiraciones que ellos. Todos queremos llegar a ser alguien, estudiar, conseguir un trabajo, cuidar de nuestra familia", señaló el director de la película, Eefje Blankevoort.

El Gran Premio de Ficción y Derechos Humanos también fue concedido a una mujer, Byambasuren Davaa, procedente de Mongolia, con una película, "Las venas del mundo", que, a través de la historia de un niño, denuncia la despiadada explotación de las tierras mongolas por parte de las multinacionales.

"Es una historia sobre una familia de nómadas mongoles que está en una zona donde se encuentran muchos recursos de oro, donde las corporaciones internacionales licitan la tierra, por supuesto destruyen la tierra, trabajan también con químicos envenenando el agua", dice a su vez Ansgar Frerich, coproductor del filme.

Para el último día del festival, Max Richter y su compañera Yulia Mahr presentaron en exclusiva extractos de su trabajo sobre Voices, una composición musical de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, interpretada y emitida el pasado diciembre en 37 países y ahora publicada en un álbum.

"Respondo al mundo que me rodea escribiendo música. Me pareció que era un momento importante para volver a iluminar este texto. Estamos viviendo una época muy angustiosa, muy difícil, no sólo con la pandemia sino antes de la pandemia con lo que estaba ocurriendo, con el auge del populismo, la nueva política de derechas, el nacionalismo, todo tipo de comportamiento aislacionista y xenófobo", denuncia Max Richter, compositor y pianista.

Periodista • Frédéric Ponsard