Última hora
This content is not available in your region

"La vacuna de AstraZeneca es segura, eficaz y los beneficios superan los riesgos" según la EMA

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Un farmacéutico prepara una dosis de AstraZeneca en Bélgica, uno de los pocos países de la UE que mantiene la vacuna.
Un farmacéutico prepara una dosis de AstraZeneca en Bélgica, uno de los pocos países de la UE que mantiene la vacuna.   -   Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

"La vacuna de AstraZeneca es segura, eficaz y los beneficios superan los riesgos" según ha reiterado la Agencia Europea de Medicamentos EMA que no ve enlaces con los problemas de coágulos sanguíneos. El comité de evaluación de riesgos de la agencia en una reunión extraordinaria ha llegado a la misma conclusión que durante su primera evaluación. El único cambio para la EMA sería que el riesgo de coágulos sanguíneos se debería incluir en el prospecto de la vacuna porque también reconoce que se han producido casos raros de coágulos combinados con pérdida de plaquetas y sangrado.

La agencia ha explicado que continuarán investigando estos eventos de trombos que, repite, son menos frecuentes que los observados en la población general y recuerda que el propio coronavirus es capaz de provocar problemas de circulación de este tipo.

La EMA explica que estos casos se han dado con más frecuencia en mujeres jóvenes, mientras que el Reino Unido la ha utilizado a menudo en personas mayores, aunque recuerda también que es demasiado pronto para sacar conclusiones.

El anuncio tuvo lugar en una rueda de prensa que ha generado una expectación poco habitual para el hasta hace poco discreto organismo regulador.

El dictamen de la EMA era muy esperado en un momento en que la Unión Europea, en plena escasez de vacunas, almacena millones de dosis de esta vacuna desarrollada por la empresa británico-sueca AstraZeneca que podrían haber terminado en la basura.

Varios países de la Unión Europea, entre ellos Alemania, Italia y Francia, han optado por suspender la distribución de la vacuna debido a informes no confirmados sobre un aumento de la tasa de coágulos de sangre entre los pacientes que recibieron la vacuna.

Otros han paralizado sólo la distribución de un lote sospechoso, el ahora famoso ABV2856.

Hasta ahora, la EMA y la Organización Mundial de la Salud han dicho que no hay pruebas de que la vacuna sea la culpable.

El director de la EMA, Emer Cook, dijo el martes que el organismo regulador seguía "firmemente convencido" de que el beneficio de seguir utilizando la vacuna COVID-19 de AstraZeneca superaba los riesgos.

Cooke afirmó que no se trata de una situación "inesperada" cuando se está vacunando a millones de personas y miles desarrollan coágulos de sangre cada año.

"Nuestro papel en la EMA es evaluarlos, asegurarnos de que cualquier sospecha de reacción adversa se investigue rápidamente para poder averiguar si se trata de un efecto secundario real de la vacuna o es una coincidencia", dijo.

La EMA también podría emitir una "advertencia adicional" para el uso de la vacuna, dijo Cooke, como ha sido el caso finalmente.

Ahora está por ver si los Gobiernos europeos que se apresuraron a suspender la vacunación, son tan rápidos reanudándola después del veredicto de la agencia.

Los países de la UE buscan un desbloqueo rápido

Incluso antes del anuncio del jueves del organismo de control europeo, la presidenta de la Comisión Europea dejó claro que la vacuna de AstraZeneca seguirá siendo un pilar de la estrategia de vacunas de la UE.

"Confío en AstraZeneca, confío en las vacunas", dijo Ursula von der Leyen.

Casi tan pronto como el presidente de Francia congeló las vacunas el lunes, los responsables sanitarios y políticos franceses empezaron a preocuparse por el impacto en la opinión pública en un país donde muchos ya consideraban la vacuna de AstraZeneca como de segunda clase.

El gobierno espera ahora anunciar la reanudación de las vacunaciones tan pronto como el jueves.

El primer ministro francés, Jean Castex, que a sus 55 años y sin problemas de salud subyacentes conocidos aún no puede vacunarse, dijo en la televisión nacional el martes por la noche que "sería prudente que me vacunara muy rápidamente, tan pronto como la suspensión sea, espero, levantada".

Castex dijo que quiere demostrar a sus conciudadanos "que la vacunación es la puerta de salida de esta crisis". Poco antes de que el presidente Emmanuel Macron anunciara la suspensión Castex había defendido la vacuna de AstraZeneca provocando un cierto desconcierto en la opinión.

Italia sigue una línea similar. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, afirma que los países europeos esperan que la EMA ofrezca el jueves "las aclaraciones y garantías necesarias" para poder reanudar la administración de la vacuna de AstraZeneca "sin dudarlo".

En Alemania, donde se están investigando ocho casos de coágulos sanguíneos, las autoridades defendieron la decisión de suspender las vacunaciones a la espera de una mayor investigación, pero parecían dispuestas a reanudarlas pronto. El portavoz del Ministerio de Sanidad, Hanno Kautz, dijo: "Está claro que la decisión de la EMA es vinculante y, por supuesto, nosotros también la seguiremos".

El presidente de Lituania criticó la decisión de su ministro de Sanidad de suspender las vacunas, diciendo que causa "un enorme daño a todo el proceso de vacunación".

Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología, dijo que será difícil que los gobiernos recuperen la confianza en el programa general de vacunación contra el coronavirus, independientemente de lo que anuncie la EMA.

"El problema cuando se pone en duda una vacuna no es que afecte a esa vacuna, sino que afecta a todo el mundo de la vacunación", dijo.

"Posiblemente ha habido un exceso de celo" entre los gobiernos que, como el español, suspendieron las vacunaciones, dijo. Pero alabó los sistemas de vigilancia de las vacunas en Europa por haber identificado e investigado rápidamente los problemas de coágulos de sangre. España está examinando tres casos de este tipo.

La ministra de Sanidad española, Carolina Darias, defendió la decisión de suspender la vacuna de AstraZeneca, afirmando que es necesaria para "seguir generando confianza" en los esfuerzos de lucha contra el COVID-19.