Última hora
This content is not available in your region

Esperanza, miedos y desconfianza: así es la experiencia de vacunarse con la Sputnik V en Rusia

Access to the comments Comentarios
Por Marika Dimitriadi
El centro comercial estatal GUM de Moscú
El centro comercial estatal GUM de Moscú   -   Derechos de autor  Marika Dimitriadi
Tamaño de texto Aa Aa

Después de una estancia en Europa occidental, con sus problemas para distribuir vacunas, la reportera Marika Dimitriadi experimenta en primera persona la vacunación en Rusia que avanza muy lento a pesar de que es gratuita y disponible para todos los mayores de edad, en hospitales y hasta en centros comerciales. Por el momento solo el 2% de los rusos se han puesto las dos dosis de la vacuna ¿Por qué?

Me despierto a las 2 de la mañana. Siento que tengo fiebre. El termómetro marca - 38,4º. Catorce horas antes me puse la segunda inyección de Sputnik V. Como soy muy curiosa, leí muchos posts de gente que ya se había puesto las dos inyecciones y la mayoría no había tenido efectos secundarios después de la segunda. Pues bien, no es mi caso...

Por la mañana mi temperatura corporal era más baja - sólo 37º -37,3º pero durante ese día cada vez que cogía un termómetro estaba bastante segura de que tenía fiebre - tenía escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza, no podía comer. Pero de repente, alrededor de las 8 de la tarde (34 horas después de la segunda inyección) todos estos síntomas desaparecieron. También tuve efectos secundarios después de la primera inyección, pero sólo por la tarde y por la noche y fueron más leves.

Después de la vacunación, a todo el mundo se le da un papel con instrucciones que describen los efectos secundarios que pueden producirse y qué hacer en esta situación.

Marika Dimitriadi
La periodista muestra su certificado como ciudadana vacunadaMarika Dimitriadi

"Dolor en el lugar de la inyección, hiperemia, hinchazón, escalofríos, aumento de la temperatura corporal, tos leve, congestión nasal, artralgia, mialgia, malestar general, dolor de cabeza. Estos síntomas deberían desaparecer en los tres o cuatro días siguientes a la vacunación".

Los que se preparan para la vacunación y los que ya se han vacunado se unen a enormes comunidades en Telegram con miles de miembros. Es una importante fuente de información para las personas que aún tienen dudas. Los participantes hablan de sus miedos, dan consejos, comparten diferentes enlaces. Los que se han "chipeado" (así es como llaman irónicamente los rusos a los que se vacunaron) cuentan qué tipo de efectos secundarios tuvieron.

Entonces, ¿por qué algunas personas no sienten nada después de una inyección de Sputnik V y otras tienen que permanecer en una cama durante al menos un día? A menudo depende de la edad. Cuanto más joven es uno, peor se siente. Esto puede ser un hecho muy sorprendente. Sí, las personas mayores no suelen tener efectos secundarios.

"Preparé todas las pastillas necesarias, como aspirinas, por si acaso, pero no las utilicé. Sentí que tenía 'la cabeza pesada' y nada más. Quizá sólo estaba estresada. Por la mañana me sentía absolutamente bien, sin dolor ni fiebre", dice Nadezhda Tarasenko, de 76 años. Ya se ha puesto las dos vacunas.

"Esto puede explicarse por el hecho de que el sistema inmunitario de una persona joven parece activarse en respuesta a la introducción de una proteína extraña: una vez que la ha visto, empieza a combatirla al instante. Con la edad, sin embargo, no tiene esa reserva, por lo que obviamente no se produce esa hiperreacción", dijo la geriatra jefe del Ministerio de Sanidad, directora del Centro de Investigación Gerontológica y Clínica de Rusia, Olga Tkacheva.

¿Cómo conseguir vacunarse?

Soy ciudadana rusa. Tengo 27 años. Ahora cualquier ciudadano ruso de cualquier edad (mayor de 18 años) puede vacunarse. Vivo en la región de Moscú (la ciudad de Moscú y la región de Moscú son dos entidades federales diferentes). Llamé a la línea telefónica del Gobierno local, elegí un día (podría haberme vacunado el mismo día) y fui a la "poliklinika".

Marika Dimitriadi
Centro de vacunación en un centro comercial a las afueras de MoscúMarika Dimitriadi

"Poliklinika" (policlínica) es una clínica de gestión pública donde una persona puede recibir atención primaria (consultas de terapeutas, neuropatólogos, endocrinólogos, ginecólogos, dermatólogos y muchos otros especialistas). Todas estas consultas son gratuitas, las cubre el Estado. Existen policlínicas en la mayoría de las ciudades y pueblos rusos.

Marika Dimitriadi
Paneles animando a la vacunación. Un médico dice "créeme, sé lo grave que puede ser la COVID-19. Vacúnate".Marika Dimitriadi

En Moscú, también es posible obtener una cita para la vacunación a través de la página web oficial "Servicios Públicos", aplicaciones móviles y por teléfono.

Cuando vine a vacunarme, la sala de la policlínica estaba llena de gente. La mayoría tenía entre 60 y 70 años. Antes de vacunarse, un terapeuta examina a todo el mundo: comprueba el nivel de oxígeno en la sangre, el ritmo cardíaco, la presión arterial y pregunta si tienes alguna alergia o enfermedad. Después de la inyección se recomienda permanecer en una sala durante 30 minutos en caso de reacciones alérgicas.

Como la mayoría de las vacunas, la Sputnik V tiene dos componentes, por lo que se requiere una segunda vacunación tres semanas después de la primera. A mediados de marzo, Alexander Gintsburg, director del Centro Gamaleya, donde se desarrolló el Sputnik V, dijo que el intervalo entre la primera y la segunda vacunación podría ampliarse a dos meses y esto no afectaría a su eficacia. También añadió que durante todo este tiempo se habían producido en Rusia unos 10 millones de dosis de la vacuna.

¿Por qué los rusos se niegan a vacunarse?

A pesar de que cualquier ciudadano ruso puede vacunarse, la campaña de vacunación no avanza muy rápido. A principios de marzo, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que sólo 2 millones de rusos se habían vacunado (menos del 2% de la población) y que más o menos el mismo número de personas se había vacunado en la primera dosis.

En febrero, el Centro Levada, una organización rusa independiente y no gubernamental de encuestas e investigación sociológica (reconocida como agente extranjero en Rusia), realizó una encuesta. Según la investigación, sólo el 30% de la población está dispuesta a vacunarse con Sputnik V. Sin embargo, los resultados dependen de la edad de los encuestados. Por ejemplo, en el grupo de 18 a 24 años sólo el 19% se vacunaría. Entre los mayores de 55 años la cifra es bastante más alta: el 40%.

Marika Dimitriadi
Por todo el centro comercial estatal GUM de Moscú, carteles animan a acudir al centro de vacunaciónMarika Dimitriadi

¿Por qué se niegan los rusos a vacunarse? El 37% responde que tiene miedo de los efectos secundarios (en diciembre el 29% tenía los mismos temores). El 30% dice que espera a las investigaciones finales. El 16% cree que no tiene sentido vacunarse contra el coronavirus.

En esta situación, las autoridades utilizan diferentes "trucos" para involucrar a más personas en la implantación de la vacuna. A finales de diciembre, el alcalde de Moscú, Serguei Sobyanin, prometió desbloquear las tarjetas sociales de los moscovitas que se vacunen. Estas tarjetas dan varios privilegios, como billetes gratuitos o más baratos en el transporte público, a algunos grupos de personas, como estudiantes, pensionistas y personas con discapacidad, pero en otoño las autoridades moscovitas bloquearon todas estas tarjetas.

Marika Dimitriadi
En este restaurante de Moscú puedes venir a comer, tomar un café... y ponerte la vacunaMarika Dimitriadi

Ahora en Moscú puedes vacunarte no sólo en una policlínica o en un hospital, sino también... en un teatro o en un restaurante. Los centros de vacunación móviles están abiertos todos los días y la gente no tiene que pedir ninguna cita. Pueden vacunarse por orden de llegada. En Moscú, 17 centros móviles funcionan en un teatro, en un centro de alimentación y en centros comerciales. Por cierto, al principio de la campaña todas las personas que se vacunaron en la GUM (tienda estatal universal que se encuentra en la Plaza Roja) fueron obsequiadas con un helado.

Marika Dimitriadi
En el lujoso centro comercial GUM se hacen compras y se ponen vacunasMarika Dimitriadi

¿Puede un extranjero vacunarse en Rusia?

A finales de enero, la directora del Rospotrebnadzor (Servicio Federal de Vigilancia de los Derechos de los Consumidores), Anna Popova, dijo que, por el momento, no tienen previsto vacunar a los extranjeros ni a los inmigrantes; se da prioridad a los ciudadanos rusos.

A mediados de marzo, llamé a la línea directa del gobernador de la región de Moscú, así como a varias policlínicas de la capital. Dije que tenía un amigo inglés que vive en Rusia y quiere vacunarse. Una policlínica de Moscú me dijo que mi amigo necesitaba un pasaporte ruso para vacunarse.

Otras dos policlínicas y la línea telefónica del gobernador me dijeron que la vacunación es posible, siempre que mi amigo tenga una tarjeta de seguro médico. Una persona puede obtener dicho documento si tiene un permiso de residencia en Rusia.

En San Petersburgo se anunció oficialmente a finales de febrero que los extranjeros no podían vacunarse. Andrei Sarana, jefe adjunto del Comité de Salud de San Petersburgo, declaró que sólo pueden vacunarse quienes presenten un pasaporte ruso en la policlínica. Sin embargo, en la misma entrevista, Sarana añadió que en Moscú sólo podían vacunarse los diplomáticos de varias embajadas, lo que definitivamente no es cierto.

Anteriormente, periodistas de varios medios de comunicación extranjeros, como The New York Times, CNN y El Mundo, informaron de cómo se vacunaron.

El español Xavier Colás es corresponsal de El Mundo en Moscú. En enero consiguió una toma de Sputnik V en un centro comercial sin cita previa.

"Llevé mi pasaporte y mi seguro. El primer día (de la campaña de vacunación en este centro comercial en concreto) había tanto entusiasmo que no me pidieron el seguro".

El español dice que no tenía ningún miedo. "Calculé lo que podía salir mal y la verdad es que no vi motivos para tener miedo. También creo que ahora las circunstancias son especiales, por lo que aunque sintamos un poco de vértigo tenemos que superarlo, porque por otro lado el COVID es una gran amenaza para la salud y para nuestra forma de vida y economía".

Valerian Jagouri, de 42 años, es ciudadano griego. Vive en Rusia desde hace 10 años. El 1 de febrero recibió su primera inyección en un centro comercial de Moscú.

"Me dirigía a una tienda para comprar materiales de construcción, y en la tercera planta vi a unas chicas que invitaban a la gente a vacunarse. Pensé, por qué no, puedo matar dos pájaros de un tiro. Enseñé mi permiso de residencia, pero nadie me pidió la tarjeta sanitaria. Ni siquiera la llevaba conmigo".

El médico le preguntó a Valerian si tenía alguna alergia o enfermedad crónica, pero no le hizo un examen más exhaustivo para comprobar su presión arterial o su ritmo cardíaco.

Poco después de la vacunación, Valerian tuvo fiebre de hasta 38 grados y malestar general. Pero al cabo de unas 20 horas volvió a sentirse bien.

"Fue un milagro que no me contaminara durante tanto tiempo. Hablé con la gente y me enteré uno o dos días después de que habían dado positivo". Una prueba de anticuerpos demostró que Valerian nunca había tenido COVID-19 y decidió vacunarse, concluyendo que en cualquier caso las consecuencias del coronavirus serían peores que las de la vacuna.

¿Cómo funciona la Sputnik V?

La vacuna Sputnik V se basa en una plataforma basada en un vector adenoviral humano. Según la información que figura en el sitio web oficial de la vacuna, "Sputnik V es una de las tres vacunas del mundo con una eficacia superior al 90%. La eficacia de la vacuna se confirma en un 91,6% a partir del análisis de los datos de 19.866 voluntarios, que recibieron la primera y la segunda dosis de la vacuna Sputnik V o un placebo en el punto de control final de 78 casos confirmados de COVID-19".

Sputnik V es una vacuna de dos vectores. "Los vectores son vehículos que pueden inducir un material genético de otro virus en una célula. "Se elimina el gen del adenovirus, que causa la infección, y se inserta un gen con el código de una proteína de otra espiga del virus. Este elemento insertado es seguro para el organismo, pero ayuda al sistema inmunitario a reaccionar y producir anticuerpos, que nos protegen de la infección", dice el sitio web.