Última hora
This content is not available in your region

Una oportunidad para retejer las relaciones comerciales transatlánticas

euronews_icons_loading
Cargo shipping containers are seen in the Port of Long Beach, California.
Cargo shipping containers are seen in the Port of Long Beach, California.   -   Derechos de autor  PATRICK T. FALLON/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

La llegada de la administración Biden puede ser la oportunidad para restablecer la relación comercial transatlántica. Después de cuatro años de guerra comercial, empresarios de los dos lados del Atlántico esperan un renacer de la vieja asociación comercial. Un nuevo liderazgo entre EEUU y la UE sería clave para reconstruir una economía mundial devastada por el impacto de la pandemia.

Este miércoles, la Cámara de Comercio Estadounidense ante la UE ha inaugurado una conferencia virtual de tres días, que reunirá empresarios o académicos para debatir de qué manera la UE y EEUU pueden cooperar más estrechamente en el comercio, el cambio climático o la economía digital.

Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, ya ha preparado el escenario para una nueva era."Sé que los últimos años han tensado y dificultado la relación transatlántica. Pero Estados Unidos está decidido a volver a comprometerse con Europa, a debatir juntos, a recuperar nuestra posición de confianza y liderazgo", cree Biden.

Y a las palabras les siguieron los hechos. A principios de marzo, la nueva administración llegó a un acuerdo con la UE para la congelación, durante cuatro meses, de los aranceles relacionados con los casos de las compañías aeronáuticas Boeing y Airbus. Este no será, seguramente, el fin de este largo conflicto. Pero esta experta cree que es una clara muestra de la voluntad de cambio de Biden.

"Es una señal muy positiva que después de la conversación entre el presidente Biden y la presidenta von der Leyen hace apenas diez días, acordaran esta suspensión de cuatro meses. Este es un primer paso. De hecho, como organismo empresarial, el siguiente paso sería tomar alguna medida sobre los aranceles del aluminio, preferiblemente suspendiéndolos por completo o como mínimo otorgando una exención a la UE", apunta la directora de la Cámara Americana de Comercio ante la UE, Susan Danger.

Los aranceles impuestos por Trump son un problema para Biden. Trump tasó el acero y el aluminio europeo. Lo que provocó que Bruselas tomase represalias imponiendo aranceles sobre artículos de exportación estadounidenses como el whisky, los vaqueros y las motos Harley-Davidson. Y aquí llega el dilema para Biden. A la industria siderúrgica y los sindicatos estadounidenses les benefician los aranceles al acero y presionan para que se mantengan. Pero si no se eliminan, los aranceles europeos se duplicarán automáticamente el 1 de junio, algo que temen los exportadores estadounidenses. A ello se le une el impuesto digital que Bruselas quiere imponer a los gigantes tecnológicos.

"Creo que pueden encontrar puntos en común. Aunque no estoy seguro. Depende de si se trata de un impuesto digital que viene de Europa, si se adoptará en Washington o en la industria en general. Pero la clave aquí es que están hablando. Ya sabes, antes no se hablaba mucho, todo pasaba de largo. Así que aún se tiene que determinar", argumenta el experto en comercio transatlántico, Joe Quinlan. Siempre ha habido tensiones comerciales, pero ahora existe la posibilidad de resolverlas.