Última hora
This content is not available in your region

El fondo de recuperación de la Unión Europea, bloqueado

Access to the comments Comentarios
Por Ana LAZARO  & Aïda Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
El fondo de recuperación de la Unión Europea, bloqueado
Derechos de autor  Uli Deck/(c) Copyright 2020, dpa (www.dpa.de). Alle Rechte vorbehalten
Tamaño de texto Aa Aa

La decisión del Tribunal Constitucional alemán de suspender la ley que ratifica el fondo de recuperación de la UE podría causar un retraso de consecuencias aún inciertas. Especialmente para los países, que como España, necesitan desesperadamente los fondos para paliar la crisis posterior a la pandemia.

El fondo de recuperación prevé que la Comisión Europea emita deuda conjunta por primera vez, uno de sus proyectos más ambiciosos. "El problema de fondo aquí es que el Tribunal Constitucional alemán siente y percibe profundamente que las políticas europeas y los pasos de integración europea han ido más allá de lo que creen que es aceptable según su visión de los tratados actuales”, explica el director del Instituto Bruegel, Guntram Wolff.

Para que el fondo de 750 000 millones de euros entre en vigor, cada parlamento nacional debe permitir que la Comisión Europea emita deuda. Hasta ahora, 16 Estados miembros, entre ellos España, lo han ratificado y está por ratificar en otros 11 países. Pero el texto ha sido suspendido inesperadamente por los jueces alemanes, aunque su Parlamento lo aprobó con una mayoría de dos tercios.

Fue llevado a los tribunales por un grupo de ciudadanos y políticos euroescépticos, incluida la extrema derecha Alternativa para Alemania, que cuestionaba su validez. Están en contra de la mutualización de la deuda."Creemos que es ilegal y contrario a la redacción del artículo 311 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea financiar gastos del presupuesto europeo emitiendo deuda", asegura Bernd Lucke, exmiembro de Alternativa para Alemania y economista.

No está clara cuál será la decisión del Tribunal Constitucional. Podría pedir la opinión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, rechazarlo o lo más probable, según los expertos, que acepte la decisión del Parlamento alemán pero con condiciones.