Última hora
This content is not available in your region

Dudas internacionales sobre la investigación del origen del coronavirus en Wuhan

Por Euronews
euronews_icons_loading
Dudas internacionales sobre la investigación del origen del coronavirus en Wuhan
Derechos de autor  Ng Han Guan/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos y otros trece países han expresado su "preocupación" por el informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el origen de la COVID-19.

Han pedido más transparencia en las próximas fases del estudio. "No han sido transparentes, no han proporcionado los datos subyacentes. Eso, desde luego, no se puede calificar de cooperación", ha criticado la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki.

"El análisis realizado hasta la fecha por nuestros expertos... su preocupación es que hay un apoyo adicional a una hipótesis... no nos lleva a una comprensión más cercana o a un mayor conocimiento que el que teníamos hace seis o nueve meses sobre el origen."

El equipo responsable del estudio subraya que se trata sólo de un comienzo, y pide paciencia mientras sigue llegando mucha información.

El informe considera "probable" que el virus se haya propagado a los humanos desde los murciélagos a través de otro animal huésped, que la teoría de que el coronavirus procediera de un laboratorio de Wuhan, era "altamente improbable". Y que el virus podría haberse propagado antes del brote en un mercado húmedo de Wuhan.

Presiones políticas internacionales

"La idea actual sigue siendo que estamos buscando el inicio en Wuhan y alrededor y avanzando hacia atrás, tratando de averiguar cómo llegamos allí y si vino de otra parte de China o de otro lugar, eso dependerá de los estudios e investigaciones posteriores", señaló el doctor Peter Ben Embarek, líder del equipo internacional dirigido por la OMS que está detrás del estudio conjunto OMS-China.

"Hubo presiones políticas de todas partes también fuera de China. Pero creo que fuimos capaces de crear un espacio para la ciencia, un espacio para los dos grupos de científicos que trabajan juntos. No teníamos nada que ocultar, así que no había ningún problema para trabajar en un entorno abierto y compartir nuestro trabajo y nuestras discusiones tal y como se producían".

La investigación, que comenzó un año después de la aparición de los primeros casos, se ha visto afectada por retrasos y disputas diplomáticas.

Descubrir los orígenes del virus podría ayudar a los científicos a prevenir futuras pandemias, pero también es extremadamente delicado, ya que China rechaza cualquier sugerencia que la señale como culpable.