This content is not available in your region

El Nutriscore enfrenta a los países europeos

Access to the comments Comentarios
Por Susan Dabbous  & Aïda Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
A woman offers olive oil to taste
A woman offers olive oil to taste   -   Derechos de autor  LOIC VENANCE/AFP

Se trata de un semáforo para los alimentos, pero está haciendo que algunos países europeos se pongan rojos de la ira. El NutriScore es un sistema de clasificación que va desde la 'A', para el alimento más saludable, hasta la 'E', para el menos saludable. Pero algunos eurodiputados y parte de la industria no comparten la forma en la que se calcula, ya que productos mediterráneos como el aceite de oliva obtienen malas puntuaciones.

“Lo que defendemos, nuestra lucha en el Parlamento, es intentar dejar fuera de la etiqueta Nutriscore a los monoingredientes como el aceite de oliva, como la miel, como el jamón... aquellos productos de denominaciones de origen protegidas, y de indicación geográfica protegida que ya han sido aceptados por la sociedad y por los gobiernos como productos de primer nivel que forman parte de la imagen y la cultura de muchos Estados miembros”, explica el eurodiputado de Renovar Europa, Adrián Vázquez.

El Nutriscore se creó en Francia y por ahora solo se usa en seis Estados miembros. España quiere implementarlo este año y en 2022 podría ser necesario en toda la Unión Europea. Su creador y profesor de nutrición en la Universidad de París 13, Serge Hercberg, cree que proporciona información de forma sencilla. "__El NutriScore toma en consideración al mismo tiempo los elementos desfavorables y favorables y hace un balance nutricional. Por un lado los elementos malos son: la sal, las calorías, las grasas saturadas y el azúcar. Por otro lado, los buenos ingredientes son las frutas, las verduras , las fibras, las proteínas y las trazas de aceite de oliva, colza o frutos secos. Y es el resultado final de todos estos elementos positivos y negativos el que nos da una puntuación global que informa de forma muy sencilla al consumidor sobre la calidad nutricional de los alimentos", detalla Hercberg.

El objetivo del Nutriscore es reducir las tasas de cáncer, diabetes, obesidad y enfermedades cardíacas causadas por una mala alimentación. Pero los defensores de la dieta mediterránea, considerada saludable durante mucho tiempo, temen que dañe la imagen de sus alimentos y sus economías.