Última hora
This content is not available in your region

Afganistán tras la marcha de las tropas de la OTAN

euronews_icons_loading
A U.S. Marine from 3rd Battalion, 6th Marine Regiment sits alone after a patrol
A U.S. Marine from 3rd Battalion, 6th Marine Regiment sits alone after a patrol   -   Derechos de autor  David Guttenfelder/AP2010
Tamaño de texto Aa Aa

Un salto al vacío. La OTAN empezará a retirar su fuerza militar de Afganistán el 1 de mayo y finalizará el 11 de septiembre de 2021 y el gobierno del país teme lo peor.

El objetivo de Estados Unidos, la Unión Europea y la comunidad internacional era luchar contra el terrorismo global mediante la implementación de medidas de fomento de la democracia y de la confianza para aplastar a Al Qaeda y los talibanes. Ahora el ejército afgano tendrá que enfrentarse solo al caos. Las medidas democráticas son pocas y frágiles, mientras que los talibanes son más fuertes que nunca.

''Sin flexibilidad será imposible llegar a un acuerdo de paz con los talibanes, pero hay algún punto y algunas líneas rojas que el pueblo de Afganistán no está listo para negociar o acordar sobre esas líneas rojas. Esas líneas rojas pueden ser: la defensa de Afganistán y fuerzas de seguridad, derechos humanos, derechos de la mujer, libertad de expresión y los medios de comunicación '', ha asegurado Mir Haider Afzaly, presidente del comité de Defensa del Parlamento de Afganistán.

La UE ha proporcionado a Kabul un apoyo de infraestructuras crucial para la reconstrucción de la sociedad afgana y sus agencias de seguridad y cumplimiento de la ley. La estabilidad de Afganistán sigue siendo importante para la seguridad europea. Y Bruselas quiere poner sus propias condiciones. “Es una sustitución de la fuerza militar por apoyo político y por eso hace falta que los europeos con los aliados pongan las mismas condiciones. Si hay apoyo financiero para Afganistán, debe estar condicionado a esta cuestión, que es la cuestión democrática, asegura la eurodiputada de S&D, Maria Arenas.

Sería una tarea imposible estabilizar Afganistán sin el consenso y la cooperación de las potencias externas. La UE va a desplegar enormes esfuerzos diplomáticos para cooperar con los vecinos de Afganistán, como Pakistán e Irán, que han estado apoyando a las facciones más agresivas.

Los componentes étnicos, religiosos y tribales del país podrían comenzar a chocar de nuevo y provocar que los talibanes tomen Kabul como en 1996. La intervención de la OTAN ha causado muchas bajas entre sus tropas. Y los civiles han sido los que a menudo han pagado el precio de una guerra sucia. Muchos de ellos huyeron.

Bruselas debería prepararse para lo peor. "P__or desgracia, preveo que los refugiados afganos que tendrán que abandonar sus hogares habrá otra afluencia de refugiados a Irán, de allí a Turquía y de Turquía a la UE. Por tanto, creo que la UE debería empezar ahora a preparar campos de asentamiento, a preparar ayuda humanitaria", ha apuntado la analista del Colegio de Europa, Shada Islam.

Hasta ahora, al menos 2,7 millones de afganos han huido del país. Encabezan la lista entre los solicitantes de asilo en muchos países de la UE. Representan a la mayoría de los migrantes que corren la ruta de los Balcanes y llenan los campos de refugiados del mar Egeo.