Última hora
This content is not available in your region

El primer atleta paralímpico de Angola, José Sayovo, se convierte en un icono mundial

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El primer atleta paralímpico de Angola, José Sayovo, se convierte en un icono mundial
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En Global Angola entrevistamos a un verdadero icono internacional y un motivo de orgullo para los angoleños. Se trata de José Sayovo, el primer atleta paralímpico del país que gana títulos olímpicos. Tres medallas de oro en 2004 en Atenas. Fue un soldado que perdió la vista durante una misión.

Sayovo perdió la vista en 1998, cuando su convoy militar pasó por encima de una mina antitanque.

"Fue muy difícil. Perder la vista, los que perdemos la vista, acabamos sin referencias, no hay forma de desplazarse ni de caminar solos", asegura el deportista.

Pero amante del deporte, este joven de 26 años pronto encontró una nueva perspectiva en su vida, cuando le dijeron que podía participar en el deporte paralímpico.

"Realmente, al principio no lo acepté porque pensaba: ¿cómo es posible que una persona con discapacidad practique deporte?".

José rápidamente se dio cuenta de que era posible. Rompiendo récords mundiales y ganando tres oros en los 100, 200 y 400 metros en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004. Antes de conseguir más medallas en Pekín 2008 y en los Juegos de Londres 2012.

"Esa primera carrera... Fue una sensación muy, no tengo palabras, no puedo describirla... Pero pensé que, si estaba allí, era porque también soy el mejor del mundo. Así que tengo que creer en mí mismo, en mi trabajo y el apoyo de los angoleños, que me respaldaban, incluso desde la distancia, y los que estaban allí en el estadio."

Sayovo se convirtió en un héroe en Angola y en un icono mundial. Un hombre que motivó a muchos angoleños, que buscaban reinventar sus vidas tras años de conflicto.

"Hasta el día de hoy, siempre está en mi memoria, no sólo las victorias, sino también el recibimiento que recibí al llegar a mi país, Angola. La forma en que el pueblo angoleño me recibió fue algo único. Nunca lo olvidaré", confiesa.