Última hora
This content is not available in your region

Ngozi Okonjo-Iweala: "El comercio es un medio para conseguir un fin"

euronews_icons_loading
Ngozi Okonjo-Iweala: "El comercio es un medio para conseguir un fin"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué es el nuevo multilateralismo? Y, ¿qué ha pasado con el orden mundial durante la crisis de la COVID-19? ¿Cómo ha cambiado esta catástrofe sanitaria sin precedentes a todos los sectores más allá de la sanidad pública? Para obtener las respuestas a estas preguntas y debatir algunos de los temas más candentes de la agenda mundial, Sasha Vakulina, periodista de Euronews, tiene el placer de conversar con la directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala.

Permítame comenzar con algunas de las últimas novedades y lo que hemos escuchado aquí, también, en esta última cumbre de The State of The Union. Hemos escuchado a Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea, quien ha dicho que la UE está dispuesta a discutir la propuesta, respaldada anteriormente por Estados Unidos, de renunciar a los derechos de propiedad intelectual de las vacunas contra la COVID-19. Pero al mismo tiempo, hay algunos países que han expresado su preocupación y, tal vez, no están dispuestos a hacerlo ahora. ¿Cuál es su opinión sobre estas cuestiones y qué piensa sobre la posibilidad de que esto dilate las negociaciones cuando el tiempo es realmente esencial?, pregunta la periodista.

"Muchas gracias, Sasha. Lo que está ocurriendo ahora es que los miembros de la OMC, como bien has señalado, son partidarios de la exención de la propiedad intelectual. Más de 100 países en desarrollo se han unido a Sudáfrica y a la India para pedir la suspensión porque creen que es importante para el acceso de los países en desarrollo, para resolver el problema de la desigualdad respecto a las vacunas. Pero también hay defensores, en el lado opuesto, que creen que la exención de la propiedad intelectual puede no ser la cuestión crítica para el incremento del volumen. Así que, mi trabajo consiste en asegurarme de que reúno a los miembros para que se sienten a negociar un texto que conduzca a una solución pragmática que garantice el acceso a los países en desarrollo para resolver la desigualdad en materia de vacunas, al tiempo que nos aseguramos de no desincentivar la investigación y la innovación. Así que, en eso estamos. Estoy segura de que las recientes declaraciones de Estados Unidos, entre otros países, darán un impulso a las negociaciones con personas, miembros dispuestos a sentarse a la mesa para negociar el texto. Solamente así, podremos avanzar. Pero también me gustaría añadir lo siguiente: hay varios factores necesarios para resolver el problema de la desigualdad de acceso a las vacunas, la terapéutica y los diagnósticos. Y, la OMC puede desempeñar un papel en todos ellos y lo está haciendo; uno es reducir las restricciones y prohibiciones a la exportación para que las cadenas de suministro puedan funcionar fácilmente tanto para los productos finales como para las materias primas y los suministros. También necesitamos personal formado para la fabricación. Además, tenemos que aumentar la capacidad de fabricación. El 80 % de las exportaciones mundiales de vacunas se concentra en 10 países: en América del Norte, la zona sur de Asia y Europa. Y hemos visto los problemas de esa concentración, así que, también tenemos que utilizar una capacidad óptima en los mercados emergentes y en los países en desarrollo que está disponible ahora y que puede ser transformada entre los próximos 6 y 9 meses. Y ofrecer nuevas capacidades. Por ejemplo, África, un continente de 1 300 millones de personas, importa el 99 % de estas vacunas, así que creo que hay que hacer algo para mejorar la fabricación en ese aspecto. Luego, está el problema de la propiedad intelectual. Con la propiedad intelectual deben venir la tecnología y los conocimientos técnicos. Si no, no se podrán fabricar los productos. Así que, se trata de un problema complejo en tres partes, como lo he explicado. Y, espero que los miembros se unan para pulir estas tres partes para poder ayudar a aumentar los volúmenes", responde Ngozi Okonjo-Iweala, directora general de la OMC.

©
Euronews©

Ha pasado algo más de un año desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 y de esta crisis general. ¿Cuáles son las lecciones que se extraen de esta experiencia en la OMC?, quiere saber Sasha Vakulina.

"Bueno, gracias. Sí, hay muchas lecciones que emanan de la crisis. Creo que una de las más importantes que todos hemos sacado es la interconexión del mundo, lo poco preparados que estábamos para esta crisis, tanto los países ricos como los pobres. Y tienen que asegurarse de que nuestros sistemas sanitarios a nivel global, en cada país, se refuerzan para hacer frente a la próxima crisis. Pero, creo que otra lección es el papel del comercio. Aunque el año pasado el comercio se contrajo un 5,3 % en volumen y un 7 % en valor, el comercio desempeñó un papel muy importante a la hora de garantizar el acceso a los suministros y equipos médicos. Así, aunque el comercio global se contrajo, vimos que el valor de los suministros y equipos médicos aumentó un 16 %, y el de los equipos de protección personal, un 50 %. Esto demuestra que el sistema de comercio multilateral ha contribuido a resolver el problema del transporte de suministros médicos. Creo que este es un factor importante y una buena lección para saber que tenemos que reforzar y mantener el sistema de comercio multilateral. Creo que otra cosa que hemos aprendido es que las cadenas de suministro han sido bastante resistentes, mucho más de lo que la gente cree. Se habla mucho de la deslocalización y la deslocalización interna debido a los problemas que hemos visto. Pero, hemos observado que el movimiento de productos agrícolas y alimentos ha sido bastante resistente y constante... ya hablé de los suministros médicos. Y, en general, vemos que las cadenas de suministro han funcionado en gran medida; no de manera perfecta, pero han funcionado. Así que, esa es otra sólida lección que hemos aprendido. Y, por último, diría que la función del comercio para asegurar que abordamos los problemas de acceso a las vacunas, la desigualdad respecto a las vacunas, es también muy importante. Y, ahí es donde las cadenas de suministro son muy importantes, y las cuestiones de transferencia de tecnología y acceso a las cuestiones de patentes y propiedad intelectual" afirma la directora general de la OMC.

Permítame que siga con esto porque, por supuesto, durante el año pasado, también escuchamos llamamientos a la restauración de la producción y a una mayor autonomía y autosuficiencia cuando se trata del panorama general sobre el comercio mundial. ¿Debemos, y si es así, cómo debemos repensar el comercio mundial y este nuevo multilateralismo?, pregunta la reportera de Euronews.

"Bueno, en primer lugar, creo que el multilateralismo ha recibido muchos golpes y, por supuesto, hemos visto un aumento del proteccionismo, que también se debe a algunas de las deficiencias de la globalización. Como sabemos, la globalización ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza, pero también ha dejado a algunas personas atrás. Son personas pobres dentro de los países ricos que se han quedado atrás y los países más pobres no se han beneficiado de la globalización. Pero, dicho esto, creo que el nuevo multilateralismo, si quieren llamarlo así, debe ser gestionado y apoyado de tal manera que pueda contribuir a abordar los problemas que la globalización no abordó e incluso a reforzar la solidaridad y la cooperación que necesitamos ahora para resolver los problemas del patrimonio mundial. Pero permíteme decir algo... La gente habla de proteccionismo, de desglobalización, de que la globalización no funciona. Yo prefiero pensar en ello como una reglobalización, pensar en que la forma en que la globalización funciona se está reorganizando. Hemos visto la primera ola en la que países como China y como naciones de Europa del Este se integraron en el sistema, lo que supuso grandes beneficios para las economías mundiales y para esos países. Ahora necesitamos una segunda oleada en la que continentes como África, países de África, otros países de renta media-baja y renta baja de Asia y América Latina deben integrarse y se reintegrarán en el sistema mundial. Creo que eso dará otro nuevo impulso a la globalización que contribuirá a solucionar las desigualdades que se produjeron tanto por los desarrollos tecnológicos como por la primera ola de globalización. Así que, pensemos en ello como una reglobalización, en un fortalecimiento del multilateralismo. Eso es lo que me gusta pensar como concepto de nuevo multilateralismo", explica Ngozi Okonjo-Iweala.

©
Euronews©

Y, ¿cuáles son exactamente esas acciones que se necesitan para asegurarse de que no vamos hacia una desglobalización sino, como usted ha dicho, que nos dirijamos hacia una reglobalización con una visión diferente?, quiere saber la periodista.

"Bueno, en primer lugar, debemos asegurarnos de que las cosas buenas del sistema multilateral de comercio se mantienen y se refuerzan, como es el caso de la igualdad de condiciones, la equidad, la no discriminación... todos los principios. Y, asegurarnos de que la estabilidad del sistema se mantiene. Eso es absolutamente necesario. Además, creo que tenemos que ver cómo incorporar, digamos... ya sabes, en la mayoría de los países del mundo, las micro, pequeñas y medianas empresas, que son realmente los motores del crecimiento económico. Crean los puestos de trabajo, mueven los bienes. Y, sin embargo, en muchos países no participan en el sistema de comercio multilateral. No forman parte de la cadena de suministro nacional, regional y mundial. Así que, creo que una cuestión clave en la que tenemos que pensar en la reglobalización es cómo incorporamos a las pequeñas y medianas empresas a estas cadenas de valor en las cadenas de suministro que entregan bienes en todo el mundo. Otro ámbito es el de las mujeres; lo que respecta a las mujeres y el comercio. En la mayoría de los países, el 50 % o más, de estas pequeñas y medianas empresas, es propiedad de mujeres. ¿Cómo las involucramos y las hacemos participar en todas estas acciones? ¿Cómo podemos crear nuevas normas comerciales que apoyen a estos sectores de nuestra economía mundial? Creo que estas son las cosas que estamos buscando en la OMC para ver cómo la reglobalización puede incorporar a aquellos que han sido marginados en el pasado", señala la directora general de la OMC.

©
Euronews©

El 26 de abril se celebró el "Día de la Política Comercial de la UE" 2021 y usted tuvo un intercambio con Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea, sobre las reformas de la OMC. ¿Puede adelantarnos algo al respecto? Y, ¿cómo puede la UE influir en el proceso de llevar a cabo y debatir y, finalmente, reformar la Organización Mundial del Comercio?, interroga Vakulina.

"Lo que hace la Unión Europea es de vital importancia para la OMC y para el sistema de comercio mundial. Y, hemos intercambiado una serie de ideas que la UE está presentando con respecto a la reforma de la OMC. Esas ideas me parecen muy útiles, muy interesantes. Hay cuestiones sobre cómo completar algunas de las negociaciones en curso en las que ha participado la OMC como, por ejemplo, las subvenciones a la pesca, las negociaciones para apoyar la sostenibilidad de nuestros océanos. Esto ha estado ocurriendo durante 20 años. Y, sé que la UE y todos los demás miembros están deseosos de completar esta ronda multilateral. Así que, hemos estado hablando de cómo hacerlo. Hemos hablado de cuestiones relacionadas con el sistema de solución de diferencias de la OMC, que ha quedado paralizado, y de cómo revitalizarlo y reformarlo. Hemos hablado de crear una adaptación de las normas de la OMC a las cuestiones del siglo XXI. Acabo de mencionar las cuestiones del comercio digital y el comercio electrónico. ¿Cómo lo hacemos? La Unión Europea nos apoya mucho en esas áreas. Y, luego hemos llegado al comercio y al clima. ¿Cómo podemos hacer que las normas de la OMC contribuyan a la ecologización y a la descarbonización de nuestras economías y a ayudarnos a recuperarnos mejor de esta pandemia?", declara Ngozi Okonjo-Iweala.

Todos los miembros de la OMC se han comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y muchos de esos objetivos están relacionados con la protección del medio ambiente. En el proceso más amplio de dar forma al nuevo multilateralismo y a esta reglobalización, como usted dice, ¿cómo se asegura de que la política comercial responda a los desafíos climáticos y medioambientales?, quiere saber la reportera.

"Bueno, creo que el comercio puede contribuir realmente de forma sustancial a la reducción de las emisiones de carbono a nivel mundial, a la descarbonización de nuestro mundo y a la ecologización del mismo. Y, creo que existen muchas oportunidades que podemos estudiar. En primer lugar, en 2016, los miembros de la OMC estaban negociando un acuerdo sobre bienes y servicios medioambientales, que habría ayudado a incentivar el uso de tecnologías y bienes más limpios y ecológicos. Así que, es posible. Pero, esas negociaciones se estancaron. Así que, una de las cosas que podríamos hacer, y que estamos intentando hacer, es ver cómo reactivar esas negociaciones y ver si podemos completarlas de una manera que sea beneficiosa para los miembros y globalmente para el medio ambiente. Por supuesto, hay cuestiones sobre cómo abordar las emisiones de carbono en el ámbito del comercio y varios mecanismos, incluido el mecanismo de ajuste en la limitación del carbono que la UE está estudiando, que se están examinando y debatiendo. También estamos estudiando esta cuestión en la OMC para asegurarnos de que lo que ocurra sea congruente con las normas de la organización. Y, eso es lo que está ocurriendo. Pero tenemos que estudiar varios instrumentos que podrían aplicarse para ayudar a que el comercio sea más sensible al medio ambiente. Creo que es un área interesante y desafiante. Y, estamos deseando seguir trabajando con la UE y con otros actores en la cuestión del medio ambiente", señala la directora general de la OMC.

Observando la perspectiva a corto plazo, de uno a tres años, digámoslo así, ¿cuáles son algunos de los objetivos probables que más le ilusionan?, pregunta Vakulina.

"¿Entre los próximos uno y tres años? En realidad, en este primer año, espero una serie de logros para la OMC y para el comercio. Creo que, en primer lugar, tenemos que convertir a la OMC en una organización que consiga resultados. La imagen de que la OMC no consigue resultados es disfuncional y eso tiene que cambiar. Veo un gran potencial para cambiar esto incluso dentro de este año, cuando se celebre la 12ª conferencia ministerial, en diciembre. Y, esto se puede hacer centrándose en los resultados. En primer lugar, tenemos la gran oportunidad de completar las negociaciones sobre las subvenciones a la pesca, que llevan 20 años en marcha. Y he dicho que si se trata de apoyar la sostenibilidad de nuestros océanos y el sustento de nuestras pescadoras y pescadores, debemos completar estas negociaciones. Así que, en mi opinión, esa es la máxima prioridad. Eso nos dará una victoria. Considero que, la segunda área en la que me gustaría ver resultados es en los temas de comercio y salud. Tenemos la oportunidad única, como OMC, para abordar los problemas a los que nos enfrentamos ahora mismo con respecto a la pandemia. Y, ya hemos demostrado que el comercio, el sistema de comercio multilateral, ha sido parte de la solución. Me gustaría que, cuando terminemos estas negociaciones sobre la propiedad intelectual y la transferencia de tecnología, hagamos más y sepamos que habremos obtenido un instrumento que puede contribuir a resolver los problemas de acceso a los suministros médicos, al equipamiento y a las vacunas. Así que esa es una gran contribución que podríamos ultimar en nuestra conferencia ministerial. Creo que el tercer ámbito es el de la agricultura. Se trata de un área de vital importancia para todos nuestros miembros, tanto en fase de desarrollo como desarrollados. Y, tenemos algunas áreas sobre cuestiones de seguridad alimentaria. Es sabido que el sistema de comercio multilateral también ha garantizado la estabilidad del suministro de alimentos y del comercio en todo el mundo. Así que, la seguridad alimentaria es algo importante. ¿Cómo podemos llegar a algunos acuerdos que sean beneficiosos para los miembros, en este ámbito de la agricultura? Por supuesto, tenemos el problema de las subvenciones, tanto las industriales como las domésticas, lo que llamamos ayudas domésticas, que son subvenciones agrícolas, que hacen temer a los miembros que ya no haya igualdad de condiciones en cuanto a la competencia en el comercio entre países. Así que, tenemos que analizarlo. Es un área en la que me gustaría avanzar. Y permíteme decir que en el mecanismo de solución de diferencias, vital para la elaboración de normas en la OMC, me gustaría ver algún progreso en este sentido. Así, entre los próximos uno y tres años habrá muchas oportunidades de dar una nueva imagen a la organización", responde Ngozi Okonjo-Iweala.

©
Euronews©

Como usted ha dicho, algunas cuestiones, de hecho, se arrastran desde hace años. Y, hemos estado observando la evolución, o en algunos casos la falta de evolución, de estos asuntos. Me gustaría preguntarle sobre la evolución y la solución de algunas de estas cuestiones importantes, como usted acaba de mencionar, con una mayor orientación hacia la sociedad y hacia las personas, abordando, por supuesto, algunos de estos problemas de desigualdad, quiere saber la periodista de Euronews, Sasha Vakulina.

El comercio es un medio para conseguir un fin. El fin es desarrollar y mejorar la vida de las personas. Todo gira en torno a la gente. Así, la OMC y sus instrumentos deben utilizarse para mejorar la vida de las personas, ya sea de la gente más pobre dentro de los países ricos, ya se trate de países más pobres, en desarrollo... las normas deben ser tales que podamos incorporarlas al sistema de comercio mundial y utilizarlas como medio para mejorar sus vidas. Y, todos estos resultados de los que hablo deberían conducir a mejoras en la vida de las personas, ya sea en la agricultura, donde, ya sabes, muchas personas de los países en desarrollo tienen su medio de vida, ya sea en la pesca... Hemos visto que la pesca es importante tanto para los países pobres como para las grandes naciones. Deberían conducir a mejoras, ya sea en el comercio y en la salud, y para ayudar a resolver la pandemia o incluso en el ámbito del medio ambiente... En todos los ámbitos tenemos la oportunidad de mejorar la vida de la gente", concluye Ngozi Okonjo-Iweala, directora general de la Organización Mundial del Comercio.