Última hora
This content is not available in your region

La apuesta de las granjas de visones en Grecia contra la COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Julian GOMEZ
euronews_icons_loading
La apuesta de las granjas de visones en Grecia contra la COVID-19
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En noviembre, Dinamarca anunció el sacrificio de 17 millones de animales para prevenir la expansión del virus SARS-CoV-2 y su eventual transmisión a los humanos. Sacrificios masivos fueron organizados también en España y los Países Bajos.

Sin embargo, en el norte de Grecia, otro actor clave en la industria peletera europea, las cosas son diferentes. La región es una de las más pobres del país, y su economía depende enormemente de esta controvertida actividad. El equipo de Euronews visita una de las 80 granjas de visones del área, donde se crían alrededor de millón y medio de animales. Los criadores le permitieron rodar en la granja bajo estrictas condiciones sanitarias, incluidas pruebas PCR negativas de todos los miembros del equipo de rodaje.

"Nos sorprendió mucho que estos animales fueran tan sensibles al virus de la Covid. Nuestros empleados comenzaron inmediamente a llevar mascarillas, a lavarse las manos. Establecimos turnos de trabajo para que no hubiera dos personas, al mismo tiempo, bajo el mismo techo. Intentamos mantener el virus lejos de nuestra granja todo lo que pudimos. Todos los criadores de visones están actualmente vacunados en Grecia", declara Nicole Bauduin, criadora de visones.

©
Euronews©

Junto con pruebas regulares a animales, todas esas medidas son encarecidamente recomendadas por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), con el fin de prevenir contagios en lo que se conoce como enclaves 'de alto riesgo'. Por ahora, la granja visitada por el equipo de Euronews no ha resultado infectada. Pero, al menos un 15 % de las granjas griegas lo han sido. Menos que en los Países Bajos, pero con parecidos datos a los de otros grandes productores peleteros de Europa, como Dinamarca o Suecia.

Al contrario que en otros países, en Grecia, los animales contagiados no son sacrificados. Permanecen aislados bajo una estricta supervisión veterinaria.

"Si identificamos animales positivos, toda la granja entra en un protocolo de cuarentena. Pero no matamos a los animales. Los tratamos todo lo que podemos, los apoyamos con todos los medios posibles. Sabemos que pueden eventualmente desarrollar inmunidad. Pasado un tiempo, su organismo se libera del virus. Pero por supuesto, es necesaria más investigación para poder estar seguros de todo esto", afirma la veterinaria Zoi M. Thomou.

©
Euronews©

Economía y puestos de trabajo ayudan a explicar esta estrategia diferente. La industria peletera es la segunda fuente de empleos de la región, tras el sector de la Energía. Solamente en la ciudad de Kastoria, ofrece trabajo al 60 % de sus 35 000 habitantes.

Esta curtiduría procesa cerca de un millón de pieles de visón al año. La artesanía peletera es en esta región una vieja tradición que se remonta al período bizantino. El dueño de la curtidería es el actual presidente de la Asociación Peletera de Kastoria. Sin la industria peletera, la región entraría en colapso económico, asegura.

"El sector emplea a miles de trabajadores. Tenemos las actividades de crianza de animales, y también el sector del procesado de pieles; y la fabricación de prendas de vestir y abrigos. Hay casi 2.000 negocios en el área. Algunas son pequeñas empresas familiares. Otras son grandes compañías", señala Akis Tsoukas, Asociación Peletera de Kastoria.

Este importante minorista, por ejemplo, da trabajo a unas 500 personas. Abrigos de pieles son diseñados y confeccionados aquí por artesanos experimentados. Alrededor de 18 000 abrigos esperan a ser exportados a Rusia, Ucrania, Mónaco o Suiza, entre otros mercados. Grecia exporta productos peleteros por valor de unos 200 millones de euros al año.

©
Euronews©

"Hay mucha demanda. En algunos países, debido a las bajas temperaturas, las pieles son realmente necesarias. No pueden ser sustituidas por otra prenda o material", explica el vendedor de pieles Dimitrios Kostopoulos.

La pandemia ha obligado a las autoridades locales a trazar un equilibrio muy delicado entre las necesidades de seguridad sanitaria y la protección de la única fuente de ingresos para muchos habitantes locales. Georgios Vavliaras es el vicegobernador de la región para el desarrollo empresarial.

"La industria es aquí la principal fuente de ingresos. Casi podríamos decir que es la única actividad agrícola-ganadera de la región, porque los demás sectores dependen de ella y se desarrollan alrededor de ella. Por eso sería nefasto para nosotros perderla. Nos crearía serios problemas económicos. Pero, al mismo tiempo, estamos animando a los habitantes locales a que se diversifiquen, que busquen otros tipos de trabajo en otros sectores. Queremos que los jóvenes se queden aquí y trabajen, y queremos que quienes emigraron puedan volver", declara Georgios Vavliaras, vicegobernador de la región de Macedonia occidental para el desarrollo empresarial.

©
Euronews©

Sin embargo este enfoque tiene detractores. Tradicionalmente opuestos a las granjas de peletería, los grupos ecologistas mantienen que la pandemia está incrementando el sufrimiento animal. En un refugio de recuperación de animales salvajes heridos cerca de Tesalónica, el equipo de Euronews se reúne con Stavros Karageorgakis. Es un experto en ética animal y combativo opositor a la granjas peleteras.

"Las condiciones de vida de estos animales han empeorado durante los confinamientos impuestos por la pandemia. Viven atrapados en pequeñas jaulas; no pueden escapar al virus, literalemente. Con otras condiciones de vida, quizá en libertad, podrían haber desarrollado inmunidad de otras formas, pero dentro de esas jaulas desafortunadamente no pueden", afirma Stavros Karageorgakis, profesor invitado de la Universidad Aristóteles de Tesalónica.

Los ecologistas no aceptan que el crecimiento económico justifique el estatus especial del sector en Grecia. La cría de animales de peletería ha sido prohibida o está siendo reducida en varios estados de la Unión Europea, indistintamente de su potencial económico. Otros países están actualmente debatiendo propuestas legislativas para su prohibición. Grecia no forma parte de ellos. Y, sin embargo, el turismo o la agricultura podrían cubrir el vacío dejado por el eventual cierre de las granjas de visones en Grecia, mantiene Stavros Karageorgakis.

©
Euronews©

"Creo que la Unión Europea puede desempeñar un papel decisivo para frenar esta realidad repugnante a la que seguimos haciendo frente. Europa puede simple y llanamente prohibir la industria peletera en todos los países. Por supuesto, habrá que ofrecer algo a cambio a las personas afectadas, porque serán desangradas financieramente. Pero pueden ser apoyadas, y motivadas con ayuda de programas adecuados y específicos. Pero estas prácticas crueles deben terminar", señala Karageorgakis.

"Algunas personas siempre usarán cualquier cosa, cualquier ocasión para estar en contra del sector peletero. No solo la Covid... también las jaulas... la forma en que tratamos a los animales... utilizarán cualquier cosa a su alcance para ofrecer un panorama negativo sobre nuestras actividades", concluye la criadora de visones Nicole Bauduin.

Minoristas y criadores quieren conservar sus ingresos. Los artesanos buscan transmitir su 'saber hacer'. Las autoridades quieren proteger, tanto puestos de trabajo, como la sanidad pública. Y, los ecologistas siguen luchando por el bienestar animal. En Grecia, y en otros países europeos, la pandemia ha exacerbado un debate, ya de por sí, complejo.