Última hora
This content is not available in your region

España vacunará a 30.000 sin techo

euronews_icons_loading
España vacunará a 30.000 sin techo
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Hoy es un gran día en el centro de acogida de San Isidro para personas sin hogar de Madrid. Sus casi 300 residentes reciben finalmente la vacuna contra el COVID19.

Las cerca de 30000 personas sin hogar que viven en España habían quedado fuera del programa de vacunación pese a sus duras condiciones de vida. Hasta ahora. La administración ha puesto en marcha un plan adaptado a sus circunstancias para asegurar que todos reciben el pinchazo.

Hay largas colas en el Centro San Isidro. Sus residentes se sienten más tranquila al estar vacunados.

Las personas sin hogar han sido uno de los grupos más expuestos al virus, con más dificil acceso a mascarillas e higiene. Vacunarles ha supuesto un desafío. La vacuna de Janssen, que precisa de una sola dosis, ha facilitado el proceso.

Para MARIBEL CEBRECOS DEL CASTILLO, directora del Centro San Isidro: "Ha sido una gran ventaja, porque el riesgo de que no se pudiera localizar a las personas para una segunda dosis es muy alto en el caso de este tipo de población. Hemos salvado la preocupación más grande que teníamos".

España ha inmunizado al 20% de su población. El 90% de los mayores de 60 ya ha recibido al menos una dosis. Cuidadores y ONGs llevaban semanas reclamando que se considerara a la gente sin hogar como grupo de riesgo para priorizar su vacunación.

La doctora MARÍA FERNÁNDEZ, es vicepresidenta de la Sociedad Española de Salud Comunitaria y Familiar:_ "La atención sanitaria de las personas sin hogar es necesaria, por problemas de salud pública, y también porque son más proclives a padecer una mayor morbilidad. Y además porque es un derecho"._

Es un paso importante para garantizar la universalidad de las vacunas en España, pero el trabajo está aún lejos de completarse. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid han comenzado a vacunar a 1.600 personas sin hogar en centros de acogida como este, pero aquellos que viven en la calle deberán esperar al menos dos semanas.

Fuentes adicionales • Jaime Velázquez