Última hora
This content is not available in your region

La comunidad internacional condena con dureza la detención del opositor bielorruso Román Protasevich

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
La comunidad internacional condena con dureza la detención del opositor bielorruso Román Protasevich
Derechos de autor  Mindaugas Kulbis/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Indignación generalizada y múltiples condenas en torno al polémico y forzado aterrizaje en Bielorrusia del avión en el que viajaba Román Protasevich.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europa se apresuraron este lunes a condenar de manera tajante el desvío a Minsk del vuelo de Ryanair que transportaba al periodista y opositor del presidente bielorruso Alexander Lukashenko.

Desde Lituania, su primera ministra Ingrida Simonyte confirmaba su intención de "trabajar junto con los socios internacionales para cerrar el espacio aéreo de Bielorrusia a los vuelos internacionales". El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ya habría encargado por su parte a su Gobierno iniciar las gestiones para suspender los vuelos entre Ucrania y Bielorrusia.

Lee: Bielorrusia detiene al periodista y activista Roman Protasevich en una rocambolesca operación

Llega a Vilna el avión forzado a aterrizar en Bielorrusia

"Un acto de piratería"

Román Protasevich volaba junto a otros muchos pasajeros rumbo a Vilna cuando una falsa amenaza de bomba obligó al vuelo FR4978 de Ryanair a aterrizar en la capital bielorrusa, siendo incluso escoltado por un caza MIG-19. Nada más tomar tierra en Minsk, el periodista era detenido. Una acción más que sospechosa que para algunos expertos deja a las claras las intenciones de Lukashenko respecto a su figura y su Gobierno:

"Creo que Lukashenko envía con esto varios mensajes", opina el exembajador británico en Bielorrusia, Nigel, Gould-Davies. "El primero es que ya no le importa lo que piense la comunidad internacional; el segundo, un mensaje no intencionado, es que se siente inseguro. Y por último también envía el mensaje de que nadie está a salvo de las represiones bielorrusas".

Desde Rusia, firme aliada del régimen de Lukashenko, piden por su parte más calma y más pruebas ante lo que desde la Unión Europa no dudaban este lunes en tildar de "acto de piratería", en palabras de su Alto Representante, Josep Borre**l. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov**, mantiene por su parte una opinión bien diferente:

"Somos partidarios de evaluar esta situación no con prisas, sino sobre la base de toda la información disponible", defendía Lavrov. "Más aún después de que el ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso hiciera una declaración detallada de lo sucedido y subrayara la disposición de las autoridades bielorrusas a actuar en este asunto con transparencia".

Y es que el Gobierno de Lukashenko aseguraba este lunes haber cumplido con la legalidad, recordando de nuevo que su único objetivo era el de neutralizar la presunta amenaza de bomba, y acusando a la comunidad internacional de estar politizando el asunto. Román Protasevich, mientras tanto, se encuentra en paradero desconocido.