Última hora
This content is not available in your region

Occidente pide a la ONU que investigue la detención del opositor bielorruso Roman Protasevich

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, se dirige al parlamento en Minsk, el 26 de mayo de 2021
El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, se dirige al parlamento en Minsk, el 26 de mayo de 2021   -   Derechos de autor  Sergei Shelega/BelTA
Tamaño de texto Aa Aa

Rusia defiende en solitario a Bielorrusia en el Consejo de Seguridad de la ONU, que el miércoles mantuvo una reunión a puerta cerrada para discutir el polémico desvío orquestado por el régimen de Alexandr Lukashenko de un avión comercial bajo una falsa amenaza de bomba para detener al periodista opositor Roman Protasevich.

- "Aumentaremos nuestros esfuerzos", decía el embajador de Estonia ante la ONU, "incluso mediante la coordinación de nuestras políticas de sanciones, para garantizar que las autoridades bielorrusas asuman la responsabilidad de sus actos. Condenamos plenamente este hecho como otro intento flagrante de las autoridades bielorrusas de silenciar todas las voces de la oposición", explicaba en una videoconferencia Sven Jurgenson, embajador de Estonia ante la ONU.

A excepción de Rusia, todos los miembros europeos del Consejo de Seguridad pidieron la liberación inmediata de Protasevic y de su novia, también arrestada, y a la ONU que investigue con urgencia lo sucedido. Rusia se opuso.

El avión, que cubría la ruta Atenas-Vilna, fue interceptado por un caza bielorruso para hacerlo aterrizar en Minsk por una supuesta amenaza de bomba. Nada más tomar tierra, agentes de policía entraron en el aparato, de la compañía Ryanair y detuvieron a Protasevich y a su novia.

El régimen de Alexandr Lukashenko perseguía a Roman Protasevich por haber desempeñado un papel fundamental en la difusión de las protestas de la oposición tras las polémicas elecciones presidenciales de agosto del año pasado, que la Unión Europea tachó de fraudulentas. Desde Moscú, la portavoz del Ministerio Ruso de Asuntos Exteriores justificaba su postura ante la ONU:

"¿Hay alguna razón para que este incidente no se considere desde el punto de vista de una investigación en el contexto de la seguridad de la aviación y la seguridad de los vuelos, y sí se investigue desde un punto de vista puramente político?", se preguntaba María Sajárova.

La Unión Europea ha cerrado su espacio aéreo a Bielorrusia, cuyo presidente, Alexander Lukashenko, lleva 27 años en el poder y es considerado el último dictador de Europa. Ante la oleada de críticas y de sanciones, Lukashenko acusa a los países occidentales de querer "estrangular" a su país.