Última hora
This content is not available in your region

Bruselas impulsa la cartera digital europea

Un paso más hacia la cohesión europea
Un paso más hacia la cohesión europea   -   Derechos de autor  Darko Vojinovic/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea ha presentado este jueves un proyecto de ley para crear una cartera digital europea que se podrá utilizar para abrir cuentas bancarias, presentar declaraciones de impuestos y matricularse en la universidad.

Todos los ciudadanos, residentes y empresas de la Unión Europea tendrán derecho a obtener este documento, aunque no será obligatorio. La herramienta será gratuita y válida en los 27 Estados miembros.

Los usuarios podrán mostrar fácilmente la nueva forma de identificación en las pantallas de sus teléfonos y otros dispositivos electrónicos.

La Comisión quiere que los ciudadanos utilicen la cartera digital europea para todo tipo de tareas cotidianas, como solicitar certificados de nacimiento, comunicar un cambio de domicilio, alquilar un coche, solicitar un préstamo o registrarse en un hotel. Todos los servicios públicos y las grandes plataformas privadas estarán obligados a aceptarla.

El nuevo instrumento no sustituirá al tradicional DNI emitido por los gobiernos nacionales, sino que proporcionará a los ciudadanos una herramienta adicional que podrán gestionar y emplear más allá de las fronteras, explica la Comisión. De esta forma será posible vincular el DNI con otros documentos, como diplomas o el carné de conducir.

"La cartera digital europea nos permitirá hacer en cualquier Estado miembro lo mismo que hacemos en casa sin ningún coste adicional y con menos trabas. Ya sea alquilar un piso o abrir una cuenta bancaria fuera de nuestro país de origen", detallo el jueves por la tarde Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión. "Se trata de una oportunidad única para que todos experimentemos aún más lo que significa vivir en Europa y ser europeo".

¿Identidad digital segura?

Bruselas quiere que esta nueva identidad europea sea "fiable y segura", en línea con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) del bloque. El Ejecutivo comunitario sostiene que permitirá a las personas elegir qué tipo de datos personales quieren incluir y compartir.

Al igual que el RGPD, la cartera digital europea se sustentará en un reglamento, lo que significa que todos los Estados miembros tendrán que adoptar la herramienta en las mismas condiciones para evitar discrepancias.

El proyecto de ley entrará en los debates y negociaciones del Parlamento y el Consejo europeos. La Comisión cree que la identidad digital puede estar en marcha un año después de su entrada en vigor, siempre que los gobiernos realicen los trabajos técnicos necesarios junto al sector privado.

La última medida de Bruselas llega cuando la pandemia está acelerando la digitalización de las economías y las sociedades. Sin embargo, la propuesta no es del todo nueva y se basa en una predecesora, denominada Reglamento eIDAS.

Adoptado en 2014, el Reglamento eIDAS sentó las bases de la identificación y autenticación electrónicas transfronterizas. Pero el sistema carecía de disposiciones para que todos los sistemas nacionales fueran compatibles entre sí. También excluía el uso para servicios privados y la integración con dispositivos móviles.