This content is not available in your region

El presidente de Túnez aboga por otra perspectiva en la migración

Access to the comments Comentarios
Por Aissa BOUKANOUN
euronews_icons_loading
Tunisian president Kais Saied being interviwed by Euronews Aissa Boukanoun
Tunisian president Kais Saied being interviwed by Euronews Aissa Boukanoun   -   Derechos de autor  Sara Caessens, Euronews

La migración no puede abordarse únicamente en términos de seguridad y desde una perspectiva europea.

Este fue uno de los mensajes clave que el presidente de Túnez, Kais Saied, planteó en Bruselas cuando se reunió con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el del Consejo Europeo, Charles Michel.

En entrevista con Euronews, explicó que los migrantes que llegan de forma ilegal a Europa desde Túnez o el norte de África son alentados por redes de tráfico en Europa, que los explotan y violan sus derechos fundamentales.

"¿Quién los recibe en el norte? Cuando se dirigen al campo o a algunas fábricas, y trabajan en negro o sin papeles, ¿quién los explota y quién se beneficia de ello? Aquí también es necesario combatir las redes que trafican con seres humanos dentro de Europa. Debemos dar a las personas sus derechos en todas partes ", se pregunta Saeid.

Para el presidente Kais Saied, es necesario buscar las razones que empujan a los jóvenes a migrar, como la falta de oportunidades laborales en su propio país. Pero pide tener en cuenta también el lado positivo de la migración cualificada, ya que Europa se beneficia de ella.

"También debemos hablar sobre la migración regular de una serie de académicos. El año pasado, cerca de quinientos médicos fueron a Europa. Son recursos humanos absolutamente invaluables. Debemos abordar el problema desde todos los ángulos, no desde uno solo. Uno solo se limita a la presencia de un número de inmigrantes pobres que no tienen esperanzas en la vida ... El tema no se puede abordar unilateralmente, ni con un enfoque puramente de seguridad", cree el presidente.

Según la ONU, más de 13.350 personas han llegado a la costa italiana desde enero. Entre ellos, el 15% son de nacionalidad tunecina.

La UE está trabajando en un acuerdo con Túnez para ofrecer ayuda económica para evitar que los migrantes lleguen a Europa.