Última hora
This content is not available in your region

La guerra comercial entre la UE y EEUU sigue sin cerrarse

Access to the comments Comentarios
Por Stefan Grobe
euronews_icons_loading
US President Joe Biden arrives for an EU - US summit in Brussels
US President Joe Biden arrives for an EU - US summit in Brussels   -   Derechos de autor  KENZO TRIBOUILLARD/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

En su cumbre de la semana pasada, la UE y los EEUU anunciaron con bombo y platillo una nueva etapa de cooperación comercial con la presidencia de Biden. Ambas partes celebraron el acuerdo de suspender los aranceles en la disputa por los subsidios a los mayores fabricantes de aviones del mundo, Airbus y Boeing.

Pero por ahora tan solo han acordado pausar durante cinco años los aranceles mutuos por un valor de 10 000 millones de euros que han afectado productos como el vino europeo o el tabaco estadounidense. En otras palabras, la disputa comercial está lejos de cerrarse y las patronales industriales de la UE insisten en la urgencia.

"Creo que los dos grandes bloques comerciales necesitan seguir negociando y encontrar soluciones, porque no podemos continuar así durante la próxima década", ha apuntado Axel Eggert, director general de la Asociación de Acero Europea.

La UE y los EEUU no lograron avances sustanciales en la otra disputa arancelaria que castiga a los exportadores de acero y aluminio de la UE. La administración Trump usó un estratagema legal que se aprobó durante la Guerra Fría en 1962 y que permite a Estados Unidos imponer aranceles por motivos de seguridad nacional. Antes de que Trump la convirtiese en su arma favorita, casi no había sido utilizada. Pero, ¿cuándo se van a levantar estos los aranceles?

"Ahora hemos creado el espacio para encontrar una solución al suspender las contramedidas de la UE durante seis meses, por lo que esto nos da espacio para sentarnos a discutir más detalladamente para encontrar una solución", detalló la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Un acuerdo para fin de año es algo demasiado complicado según algunos expertos. El clima político en Washington no favorece un resultado tan positivo antes de las próximas elecciones al Congreso del año que viene."El acero y el aluminio, pero en particular el acero, es una industria que desempeña un papel político importante en varios distritos bisagra para la Cámara de Representantes. Los demócratas solo tienen mayoría de seis, por lo que básicamente están haciendo lo que pueden para proteger los otros", explica Jacob Kirkegaard, de la German Marshall Fund.

Sin embargo, Biden quiere una solución rápida al problema de los aranceles, que no hace sino mantener una disputa innecesaria con su aliado más cercano. Según la Casa Blanca, Estados Unidos y la UE deberían dirigir su atención económica hacia China en lugar de imponerse impuestos mutuos. China está suministrando un exceso de acero barato y de baja calidad a los mercados mundiales.

"La UE y los EEUU son los dos principales bloques que sufren de un exceso de capacidad mundial de acero impulsado por esquemas de ayuda estatal y esquemas de subsidios. Ellos son los que más sufren. Así que, con otros socios como Japón, como Canadá, como otros, tenemos que encontrar soluciones juntas y muy pronto", ha defendido Eggert. Ahora los aliados tienen que demostrar si van en serio.