Última hora
This content is not available in your region

FRANCIA | El "cordón sanitario" deja a Marine Le Pen con la miel en los labios

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
La ultraderechista Marine Le Pen se dispone a entrar en su coche tras votar en Henin-Beaumont, en el norte de Francia.
La ultraderechista Marine Le Pen se dispone a entrar en su coche tras votar en Henin-Beaumont, en el norte de Francia.   -   Derechos de autor  Michel Spingler/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El cordón sanitario ha vuelto a dejar a la ultraderechista francesa Marine Le Pen con la miel en los labios. Su partido, Agrupación Nacional (RN en sus siglas en francés), no ha logrado imponerse en ninguna de las cinco regiones en las que, según los sondeos, acariciaba la victoria. Especialmente dura ha sido la derrota en Provenza-Alpes-Costa Azul, donde ganó en la primera ronda. Los candidatos de izquierda se retiraron y dieron su apoyo a candidato de la derecha tradicional.

- "Esta noche no tomaremos ninguna región porque los gobernantes salientes, mediante alianzas antinatura, han hecho todo lo posible para impedirnos mostrar a los franceses nuestra capacidad para dirigir un ejecutivo regional", decía con amargura la presidenta de Agrupación Nacional.

Los partidarios de Le Pen apuntan a un factor que les favoreció en el pasado, la baja participación (dos de cada tres electores no fueron a votar): "Ha ganado la abstención, así que no podemos tener en cuenta estos resultados en las regiones para determinar cuáles serán los resultados de las elecciones presidenciales (del año que viene)", afirmaba sin mucha convicción una simpatizante de Agrupación Nacional.

La República en Marcha, el partido del presidente francés, Emmanuel Macron, no lo ha hecho mejor que la ultraderecha, aunque a diferencia de esta los de Macron nunca habían echado raíces a nivel regional. En cualquier caso, se espera que el presidente anuncie una remodelación del Gobierno en las próximas semanas.

Los grandes partidos tradicionales son los más beneficiados y han mantenido sus feudos históricos. Paradójicamente, tanto el Partido socialista y sus aliados de izquierda como los Republicanos de centro-derecha, han sido los grandes ausentes de la política nacional desde que ganó Emmanuel Macron en 2017.