Última hora
This content is not available in your region

Perros de apoyo emocional consuelan a familias de desaparecidos tras derrumbe de edificio en Miami

Por Reuters
Perros de apoyo emocional consuelan a familias de desaparecidos tras derrumbe de edificio en Miami
Perros de apoyo emocional consuelan a familias de desaparecidos tras derrumbe de edificio en Miami   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

SURFSIDE, EEUU, 28 jun – Algunas familias de los desaparecidos en el derrumbe del edificio del área de Miami han encontrado consuelo en los perros de terapia traídos durante la agonizante espera de noticias.

Con unas 150 personas en paradero desconocido, muchas de las cuales podrían estar enterradas bajo los escombros, el equipo de ayuda a la catástrofe de los Boricuas de Corazón trajo a un par de amigos de cuatro patas: Tal, un Akbash de 7 años que pesa 59 kilos, y Molley, un Walker Coonhound de 1 año.

Los perros podrían ayudar a las víctimas a procesar sus emociones, dijo Linda Pérez, presidenta de Boricuas de Corazón, un grupo sin fines de lucro dedicado a ayudar a víctimas de desastres. Boricua es un apodo para los puertorriqueños y el grupo ofrece servicios en inglés y español.

Hasta ahora los perros han apoyado a al menos cuatro familias de Argentina, otra de Paraguay y otras que llegaron desde Houston, dijo Pérez a Reuters.

“Están teniendo ataques de pánico o problemas de ansiedad y hemos podido dejarlos trabajar con los perros, tocando al perro, sacando sus emociones”, explicó Pérez.

Los familiares de los desaparecidos llevan esperando desde el jueves por la mañana cualquier señal de vida de sus seres queridos.

“Pueden sentir al perro, pueden tener ese contacto con la mirada. Es muy bonito. Los animales están absorbiendo todo lo emocional que están sintiendo al mismo tiempo y pueden ser capaces de ser muy relajantes para ellos”, dijo Pérez.

La organización se asocia con otros grupos que entrenan a perros de terapia y está preparada para quedarse con las víctimas durante horas, según sea necesario.

Una mujer angustiada pidió una compañía canina prolongada mientras esperaba la llegada de su hija desde fuera del estado y le dijeron que podía tener apoyo las 24 horas del día, dijo Pérez.

“Estas personas están sufriendo”, agregó Pérez. “Recibir información poco a poco no es agradable para ellos. Están bajo mucha presión”.