Última hora
This content is not available in your region

Desaparecidos unos 150 estudiantes tras un ataque a una escuela de Nigeria -fuentes

Por Reuters
Desaparecidos unos 150 estudiantes tras un ataque a una escuela de Nigeria -fuentes
Desaparecidos unos 150 estudiantes tras un ataque a una escuela de Nigeria -fuentes   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

LAGOS, 5 jul – Alrededor de 150 menores permanecen desaparecidos después de que un grupo de hombres armados atacara una escuela en el estado de Kaduna, en el noroeste de Nigeria, según dijeron el lunes a Reuters el padre de un alumno y un administrador.

La policía nigeriana dijo que varios hombres armados asaltaron a tiros durante la noche el instituto baptista Bethel, en el sur del estado de Kaduna.

“(Los autores del ataque) (…) vencieron a la seguridad de la escuela y accedieron al albergue de los alumnos, llevándose a un número indeterminado de estudiantes al bosque”, según un comunicado de la policía, que añadió que 26 personas, entre ellas una profesora, habían sido rescatadas.

El reverendo John Hayab, uno de los fundadores de la escuela, dijo a Reuters que unos 25 estudiantes lograron escapar al ataque, entre ellos su hijo, mientras que el resto permanece en paradero desconocido.

Alrededor de 180 estudiantes asistían al internado y estaban en época de exámenes, según Hayab, cuyo hijo de 17 años se escapó, y una madre, Hassana Markus, cuya hija estaba entre los desaparecidos.

Fuentes locales que declinaron ser identificadas dijeron a Reuters que los responsables de seguridad habían acordonado la escuela tras el ataque, que tuvo lugar entre las 23:00 horas del domingo y las 4:00 horas de la mañana del lunes.

Grupos de hombres armados, conocidos localmente como bandidos, recurren como su principal fuente de ingresos al secuestro de estudiantes para pedir rescates en el noroeste de Nigeria, siendo el estado de Kaduna el más afectado. Desde diciembre del año pasado se han llevado a casi 1.000 personas de las escuelas, de las que más de 150 siguen desaparecidas.

Los secuestradores también han atacado carreteras, residentes privados e incluso hospitales. El domingo por la noche, un grupo de pistoleros secuestró a seis personas, entre ellas un niño de un año, en un hospital del norte del estado de Kaduna.

Los primeros secuestros en escuelas de Nigeria los llevaron a cabo los grupos yihadistas Boko Haram y Estado Islámico de la Provincia de África Occidental, pero la táctica ha sido adoptada ahora por otros grupos cuya agenda no está clara.

En febrero, el gabinete nigeriano dijo que el presidente Muhammadu Buhari había instado a los gobiernos estatales a “revisar su política de recompensar a los bandidos con dinero y vehículos”, advirtiendo que podría tener un efecto desastroso.

Los disturbios se han convertido en un problema político para Buhari, un general retirado y exgobernante militar que se ha enfrentado a crecientes críticas por los ataques a gran escala de las bandas.

El secuestro escolar de mayor repercusión fue el de más de 270 alumnas secuestradas por Boko Haram en la ciudad de Chibok en 2014. Un centenar de ellas siguen desaparecidas.