Última hora
This content is not available in your region

Australia extiende el confinamiento de Sídney tras acercarse a los 900 contagios por COVID

Por Reuters
Australia extiende el confinamiento de Sídney tras acercarse a los 900 contagios por COVID
Australia extiende el confinamiento de Sídney tras acercarse a los 900 contagios por COVID   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Jonathan Barrett

SÍDNEY, 14 jul – Las autoridades australianas prorrogaron el miércoles el confinamiento de Sídney durante al menos 14 días más, después de que tres semanas de restricciones iniciales no consiguieran acabar con el mayor brote de COVID-19 en lo que va de año en la mayor ciudad del país.

La primera ministra del estado de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, dijo que las restricciones se mantendrán al menos hasta el 30 de julio, después de informar de 97 nuevos casos de transmisión local, un ligero aumento respecto al día anterior.

“Siempre duele decir esto, pero tenemos que prolongar el confinamiento al menos dos semanas más”, dijo Berejiklian en Sídney el miércoles.

“Queremos salir de este confinamiento lo antes posible y por eso tenemos los ajustes que tenemos”.

Desde que se detectó el primer caso del brote cerca de la famosa playa de Bondi a mediados de junio, el confinamiento se ha prolongado dos veces. El total de contagios en esta ciudad portuaria de 5 millones de habitantes asciende ahora a algo menos de 900, habiéndose registrado dos muertes, las primeras del país este año.

Berejiklian ha dicho en repetidas ocasiones que el confinamiento, en vigor desde el 26 de junio, sólo se levantará cuando el número de nuevos casos notificados que son contagiosos para la comunidad se acerque a cero.

De los 97 nuevos casos, 24 fueron contagiosos para la comunidad, lo que significa que las autoridades esperan que salgan a la luz más casos de la variante delta altamente contagiosa en los próximos días.

Muchos negocios no esenciales permanecen cerrados y la mayoría de los alumnos de las escuelas se han de quedar en sus casas, mientras los vecinos de la ciudad sólo pueden salir de sus casas para realizar actividades esenciales y algo de ejercicio.

El vecino estado de Victoria, que pasó casi un tercio de 2020 bajo confinamiento como centro de la primera ola de casos de COVID-19 en Australia, informó mientras tanto de su mayor aumento diario de casos en semanas, todo ello vinculado a un equipo de transportistas de muebles que llevaron el virus al interior del estado desde Sídney.

Entre los siete nuevos casos registrados en el estado, una persona asistió a un partido de fútbol en el estadio Melbourne Cricket Ground mientras estaba contagiada, lo que supone que 2.000 personas que se encontraban en la misma zona de socios deberán someterse a pruebas, según las autoridades.

Se ha ordenado el aislamiento de cientos de personas en el estado y se ha cerrado un bloque de apartamentos visitado por el equipo de mudanzas. Los investigadores estaban buscando pistas de posibles contactos, pero no había ninguna indicación de planes para una mayor restricción de movimientos.

“Colectivamente, como comunidad de Victoria, confío en que podamos ponernos al día, pero si tenemos que recurrir a armas adicionales (…) lo haremos”, dijo el responsable de la respuesta a la COVID-19 del estado, Jeroen Weimar. “Los próximos dos o tres días van a ser absolutamente críticos”.

Las autoridades de un tercer estado, Australia del Sur, dijeron que estaban tratando de reconstruir los movimientos del mismo equipo de traslado de muebles que viajó allí después de Victoria, y que el estado podría imponer restricciones a las personas que viajen desde Victoria.