EventsEventosPodcast
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Los científicos descubren una gruesa atmósfera en el exoplaneta 'Supertierra'

Explaneta 'Supertierra'.
Explaneta 'Supertierra'. Derechos de autor NASA/JPL-Caltech via AP
Derechos de autor NASA/JPL-Caltech via AP
Por Euronews and AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Se ha detectado una densa atmósfera alrededor del planeta, que es dos veces más grande que la Tierra y se encuentra en un sistema solar a unos 41 años luz de distancia.

PUBLICIDAD

Los astrónomos han detectado una espesa atmósfera alrededor de un planeta dos veces mayor que la Tierra en un sistema solar cercano, según una nueva investigación publicada el miércoles.

La llamada 'Supertierra' es uno de los pocos planetas rocosos fuera de nuestro sistema solar con una atmósfera significativa, envuelta en un manto de dióxido de carbono y monóxido de carbono.

Probablemente sea la prueba más firme hasta ahora de que este planeta tiene atmósfera
Ian Crossfield
Astrónomo de la Universidad de Kansas

Las cantidades exactas no están claras. La atmósfera de la Tierra es una mezcla de nitrógeno, oxígeno, argón y otros gases.

"Probablemente sea la prueba más firme hasta ahora de que este planeta tiene atmósfera", dijo Ian Crossfield, astrónomo de la Universidad de Kansas que estudia los exoplanetas y no participó en la investigación.

Un planeta mayor que la Tierra pero menor que Neptuno

La investigación se publicó en la revista 'Nature'. 'Supertierra' se refiere al tamaño del planeta, que es mayor que la Tierra pero menor que Neptuno.Las temperaturas de ebullición de este planeta -que pueden alcanzar los 2.300 grados centígrados- hacen improbable que albergue vida.

En cambio, los científicos afirman que el descubrimiento es una señal prometedora de que podrían existir otros planetas rocosos de este tipo con atmósferas espesas que podrían ser más propensos a la vida.

Los océanos de magma mantienen estable la atmósfera

El exoplaneta, situado a 41 años luz, es ocho veces más pesado que la Tierra y gira en torno a su estrella Copérnico. Tiene lados diurnos y nocturnos permanentes. Un año luz equivale a casi 9,7 billones de kilómetros. Su superficie está cubierta de océanos de magma.

Para identificar la composición de su atmósfera, los investigadores estudiaron las observaciones del telescopio espacial James Webb antes y después de que el planeta pasara por detrás de su estrella.

Separaron la luz emitida por el planeta de la emitida por su estrella y utilizaron los datos para calcular la temperatura del planeta. Hay indicios de que el calor del planeta se distribuye de forma más uniforme por su superficie.

Los gases de sus océanos son clave para la estabilidad de su atmósfera

Los gases de sus océanos de magma podrían desempeñar un papel clave en la estabilidad de su atmósfera. Según los científicos, la exploración de esta 'supertierra' también puede aportar pistas sobre cómo la Tierra y Marte podrían haber evolucionado primero con océanos de magma que se han enfriado desde entonces.

"Es una ventana poco frecuente", afirma Renyu Hu, científico planetario del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que participó en la investigación. "Podemos observar esta fase temprana de la evolución de los planetas".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Señales de vida? James Webb revela datos sobre la atmósfera del exoplaneta K2-18 b

¿Resuelto el misterio del Oumuamua? Un nuevo estudio asegura que procede de otro sistema solar

LAP-149, el microscópico grano de polvo espacial que revela secretos sobre el sistema solar