Última hora
This content is not available in your region

Varosha, juguete roto de Chipre

Access to the comments Comentarios
Por euronews
euronews_icons_loading
Nadie toma el sol en las playas de Varosha desde 1974
Nadie toma el sol en las playas de Varosha desde 1974   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Varosha, la que fuera joya de la dorada costa oriental de Chipre, es hoy una ciudad fantasma.

Aislada desde la invasión turca de 1974, la que solía ser lugar preferido del turismo internacional, es ahora una gran zona de edificios abandonados en ruinas.

Sus habitantes tuvieron que irse. Huyeron de la guerra hace más de cuarenta años y se convirtieron en refugiados en su propia tierra.

A pesar de la resolución 550 del Consejo de Seguridad de la ONU, que les concedía el derecho a volver, Ankara ha mantenido cerrada Varosha, como factor de presión en la isla de Chipre

La enviada especial de Euronews, Efi Koutsokosta lo explica en este vídeo desde el terreno:"Hace 47 años, los habitantes de este apartado barrio de Famagusta fueron expulsados violentamente de sus casas y de la tierra de sus antepasados. Desde entonces, ni los grecochipriotas ni los turcochipriotas han pisado este lugar. Hoy, el presidente de Turquía visita Varosha, anuncia de antemano importantes decisiones, y los vecinos ven cómo se desvanecen sus esperanzas de una isla reunificada y de volver a sus propiedades".

En lo que antes era un escenario idílico, el tiempo parece congelado.

Edificios a punto de desmoronarse, ruinas con metales oxidados y un nadie por las calles. Una visión dolorosa para los antiguos como Pavlos Iacovou.

Su familia tenía un hotel aquí desde 1948, pero tuvo que huir en 1974:"Me duele venir a mi ciudad natal como turista. Que tenga que pedir un permiso para visitar mi ciudad natal ocupada. Que tenga que mostrar una identificación para ir a la playa donde crecí. Todo me duele".

Nikos Karoulas tenía 12 años cuando su familia tuvo que abandonar Varosha. Hoy vive con el sueño de un país reunificado: "Creo que es utópico esperar que las cosas vuelvan a ser como antes. Lo trágico es que nos ha dejado a los de famagusta para que nos las arreglemos solos. No es nada fácil y nadie puede saber si la emoción prevalecerá sobre la razón".

Nikos se reunió con un viejo amigo, turco-chipriota.

Hasan nos dijo que hay que dejar que las dos comunidades de Chipre construyan juntas su futuro pacífico común: "Si alguien tiene que irse, entonces todos tienen que irse. Todos; ingleses, turcos y griegos. Deberíamos quedarnos nosotros y los grecochipriotas".

El novelista y filósofo griego Nikos Kazantzakis definió Famagusta como uno de los lugares más bellos de la Tierra y exptreso su deseo de volver resumiendo quizá a la perfección el sentimiento común de los varosianos, lo que en griego se expresa mejor como "nostos": la vuelta a casa.

Fuentes adicionales • Enrique Barrueco (Voz en off)