Última hora
This content is not available in your region

Sídney recibirá vacunas adicionales ante el aumento de los casos de COVID

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Sydney to get extra vaccines as COVID cases mount
Sydney to get extra vaccines as COVID cases mount   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Sonali Paul

MELBOURNE, 24 jul – Sídney recibirá 50.000 dosis más de la vacuna de Pfizer esta semana para luchar contra el empeoramiento del brote de COVID, dijo Canberra el sábado, revirtiendo el rechazo del gobierno australiano y de otros estados el día anterior a una petición de más suministros.

Australia informó el sábado de 176 nuevos casos de COVID adquiridos localmente, un tercer récord diario consecutivo, con casi todos los casos en el estado de Nueva Gales del Sur, centrado en la mayor ciudad del país, Sídney.

Las autoridades temen que el brote pueda poner en peligro al resto del país.

Sin embargo, desafiando la orden estatal de permanecer en casa, 3.500 manifestantes, en su mayoría sin mascarilla de protección, se enfrentaron a la policía en el centro de Sídney, denunciando un confinamiento de un mes en lo que el ministro de policía del estado dijo que era el mejor caso de estudio de un evento de superpropagación desde el comienzo de la pandemia.

“No hay que ser un epidemiólogo para darse cuenta de que, si se trata de un evento de superpropagación, podemos olvidarnos de levantar las restricciones la semana que viene”, declaró a la prensa el ministro de Policía de Nueva Gales del Sur, David Elliott.

La policía detuvo a 57 personas, y otras más están siendo investigadas, y se enfrentan a fuertes multas y sanciones.

Hubo protestas en Melbourne y Adelaida, también bajo confinamiento, y en Brisbane, donde no hay restricciones.

El ministro de Sanidad de Nueva Gales del Sur, Brad Hazzard, subrayó la necesidad urgente de que el estado cuente con un suministro adicional de vacunas, y añadió que, al haber tantas personas que incumplen las órdenes de permanecer en casa, es la única forma de detener la transmisión del virus.

“En este momento es como luchar en una guerra con los dos brazos atados a la espalda”, dijo a los periodistas.