Última hora
This content is not available in your region

Las consecuencias de las inundaciones en Bélgica

Access to the comments Comentarios
Por Jack Parrock
euronews_icons_loading
Aftermath in the city of Verviers, Belgium
Aftermath in the city of Verviers, Belgium   -   Derechos de autor  Jack Parrock/Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Varios sótanos como el del Mohamed quedaron destruidos al quedar completamente sumergidos durante las inundaciones que sufrió Bélgica a mediados de julio. "Está todo cortado. No tenemos gas, no hay absolutamente nada ", se lamenta este habitante de Verviers, en el este de Bélgica.

Casi dos semanas después de las inundaciones en la ciudad de Verviers todavía hay cientos de casas que permanecen inhabitables. Algunas tienen agua corriente, pero la mayoría no tienen ni electricidad ni gas. "Ahora estamos esperando porque no somos los primeros, ni los últimos, hay mucha gente así", explica Mohamed.

Según el último recuento oficial, 41 personas perdieron la vida en las inundaciones en Bélgica. Verviers fue una de las ciudades más afectadas: los vídeos de coches flotando en sus calles dieron la vuelta al mundo.

Son algunos de los mismos coches que ahora están retirando del río Vesdre. Para participar en las tareas de limpieza Johnny Havarak y sus compañeros se han desplazado desde la región de habla alemana y ahora están ayudando con su grúa de forma altruista."Puedo ir a casa, dormir en mi cama, darme una ducha. Eso es lo que la gente de aquí ya no tiene. No tienen nada. Todo ha desaparecido", explica Havarak.

Un aparcamiento en el centro de Verviers se ha convertido en un vertedero improvisado para los enormes montones de objetos destruidos por el agua de las inundaciones. El gobierno local no puede llegar a todo, por lo que asociaciones como Hasene están ayudando."No he visto a la alcaldesa, no me ha llamado. Ya hemos alimentado a unas 20.000 personas". explica Ramazan Celyan de Hasene.

Los pequeños negocios están intentando salvar todo lo que pueden: Rashida El Bacoui es la propietaria de un pequeño colmado y dice que no sabe qué más hacer. "__Hemos tirado tantas cosas. Hemos tirado el congelador, las neveras, las cajas, todo, todo, todo", detalla El Bacoui.

202 de las 262 comunas de la región de Valonia, en Bélgica, podrán recibir dinero del fondo de ayuda gubernamental reservado para los desastres naturales. Pero será un camino largo, igual que el de los cobros de las aseguradoras, y la limpieza durará meses o incluso años.