Última hora
This content is not available in your region

Atacados con sus armas, asfixiados e insultados: los testimonios de quienes defendieron el Capitolio

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued con EFE, AFP
euronews_icons_loading
Atacados con sus armas, asfixiados e insultados: los testimonios de quienes defendieron el Capitolio
Derechos de autor  Jim Bourg/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Un duro vídeo en el que se ve cómo una turba de seguidores de Trump agredía e insultaba a agentes de policía ha servido de arranque del comité impulsado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para investigar el asalto al Capitolio del 6 de enero.

En la primera audiencia realizada este martes, cuatro agentes de policía, que defendieron el edificio relataron de primera mano sus experiencias.

"Intentaba apartar a los hombres de mí, crear espacio, mientras veía que había individuos que intentaban agarrar mi arma. Recuerdo que uno de ellos se abalanzó sobre mí una y otra vez, tratando de agarrar mi arma", ha relatado el oficial del departamento de Policía Metropolitana Michael Fanone.

Ataques con su propia arma e insultos racistas

En su primera declaración oficial, los agentes describieron el horror y el miedo que sintieron cuando decenas de personas irrumpieron en el edificio tras la supuesta incitación del entonces presidente Donald Trump.

Algunos han recordado como resultaron aturdidos, aplastados en las puertas hasta pensar que podían morir y se enfrentaron a insultos racistas. Una experiencia aterradora, dicen, que les ha dejado secuelas físicas y mentales.

"Escuché cómo algunos en la multitud gritaban, 'quítale su pistola y mátalo con su propia pistola'", recordó Michael Fanone. El video grabado con su cámara corporal ese día muestra cómo la turba lo apaleó con un asta de bandera y lo electrocutó repetidamente con su propia pistola eléctrica ("taser"), antes de arrebatarle su placa y su pistola.

El sargento Aquilino Gonell, procedente de la República Dominicana, fue golpeado con el palo de una bandera y rociado con espráis químicos.

Desde la Casa Blanca han calificado de desgarradores los testimonios y confían en el pueblo estadounidense para luchar por la democracia y el derecho al voto.

"El testimonio de hoy, para cualquiera que lo haya visto, ha sido un recordatorio desgarrador de los vergonzosos acontecimientos del 6 de enero. Y ciertamente, ese testimonio, creo, se quedará con la gente durante algún tiempo", ha dicho Jen Psaki, Secretaria de Prensa de la Casa Blanca.

Hasta el momento, unas 550 personas han sido imputadas por cargos relacionados con el asalto y al menos tres han sido acusadas de "delitos de terrorismo".

En las próximas semanas, el comité podrá citar a declarar a exmiembros del Gobierno de Trump y del Partido Republicano que hablaron con él el día del asalto al Capitolio.