Última hora
This content is not available in your region

El observatorio solar de Chanquillo en Perú y las momias Chinchorro de Chile, Patrimonio Mundial

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued con AFP
euronews_icons_loading
El observatorio de Chanquillo, en Perú
El observatorio de Chanquillo, en Perú   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Perú está de enhorabuena. El observatorio solar de Chanquillo ya forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO y se une a los otros doce sitios del país considerados Patrimonio de la Humanidad.

Este sitio arqueológico, situado en la región de Ancash, en la costa peruana, combina un observatorio solar y 13 torres del siglo IV a.C.

Sus torres, construidas sobre la cima de un cerro en medio del desierto, se alinean perfectamente con las posiciones del sol a lo largo del año permitiendo observar todos los movimientos del astro.

"En Chanquillo se podía generar y organizar un calendario de horizonte solar completo que abarca todo el año, no existe ningún otro observatorio antiguo en el mundo que tenga esas características. Cuando nos dimos cuenta de todo esto supimos que Chankillo podía perfectamente ser declarado patrimonio mundial y así iniciamos este camino",cuenta Ivan Guezzi, Director del programa arqueológico Chankillo.

Una obra maestra de la arquitectura de los antiguos peruanos, dicen los expertos, y una obra maestra de la tecnología cuna de la astronomía en América que está ahora en proceso de conservación.

Las momias Chinchorro de Chile, protegidas por la Unesco

Otro tesoro arqueológico, esta vez de Chile, también pasó este martes a engrosar la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco.

Son las enigmáticas momias Chinchorro, consideradas las más antiguas del mundo realizadas deliberadamente por el hombre. Datan de más de 5.000 años antes de Cristo.

Con un proceso considerado una obra maestra creativa de estas primeras poblaciones, reconstruían el cuerpo con palos y pelo animal tras sacar todo el tejido interno. Luego pintaban las momias de negro y rojo.

La Unesco preservará los tres lugares del desierto costero del norte de Chile en los que se hallaron a principios del siglo XX.